Adiantum capillus-veneris

Adiantum capillus-veneris es un helecho común que vive en taludes, muros y oquedades en cantiles rezumantes.

Ratón leonado

El Ratón leonado (Apodemus flavicollis) es una especie tan parecida al Ratón de campo (Apodemus sylvaticus) que su identificación segura solo es posible mediante un análisis genético. Sin embargo, varios especialistas han estudiado y publicado varios artículos científicos con el objetivo de permitir su identificación mediante la toma de medidas biométricas. En general, el Ratón leonado es más grande, tiene la cola más larga y presenta un conspicuo collar de color amarillo en la garganta, aunque en los ejemplares ibéricos a menudo está reducido a una simple mancha en la garganta. Además, en el Ratón leonado las partes ventrales son más claras y contrastadas con las superiores.
Los autores del artículo "Morphometric key for the discrimitaion of two wood mice species, Apodemuys sylvaticus and A. flavicollis", publicado en el año 2009 en la revista Acta Zoologica Acadamiae Scientiarum Hungaricae escribieron en su resumen que "se examinaron dieciséis medidas craneales en 311 especímenes genéticamente identificados de Apodemus sylvaticus y A. flavicollis con el fin de establecer una clave de identificación simple para identificar estas dos especies morfológicamente similares...La clave de identificación resultante incluye tres medidas craneales solamente (longitud de la serie molar inferior, longitud cóndilobasal y longitud de la bola timpánica) y permite la separación de las especies investigadas con una precisión del 98,3%. Además, se revisan algunos criterios de identificación previamente propuestos para A. sylvaticus y A. flavicollis y se discute su aplicabilidad".

1   Longitud de la serie molar inferior menor o igual a 3,8 mm                                           2
     Longitud de la serie molar inferior mayor de 3,8 mm                                                     3
2   Longitud cóndilobasal menor o igual a 23,3 mm                            Apodemus sylvaticus
     Longitud cóndilobasal mayor de 23,3 mm                                      Apodemus flavicollis
3   Longitud de la bola timpánica menor o igual a 4,4 mm                  Apodemus sylvaticus
     Longitud de la bola timpánica mayor a 4,4 mm                              Apodemus flavicollis
Apodemus sylvaticus a la izquierda y A. flavicollis a la derecha

Los autores del artículo "Field identification of Apodemus flavicollis and Apodemus sylvaticus: a quantitative comparison of different biometric measurements" publicado en el año 2015 en la revista Mammalia, dijeron en su resumen que "la identificación del ratón de campo (Apodemus sylvaticus) y del ratón leonado (Apodemus flavicollis) en el campo ha desafiado a muchas generaciones de mastozoólogos de campo, particularmente en el norte de España y la Italia continental. Estas dos especies presentan características morfológicas y morfométricas muy similares, especialmente cuando son simpátricas. Los métodos de identificación existentes se basan en medidas morfométricas y biométricas recogidas en animales muertos o anestesiados, mientras que en muchos estudios de campo la medición solo puede tomarse en animales vivos y despiertos. Los métodos genéticos, sin embargo, consumen mucho tiempo, son caros y no permiten la identificación inmediata en el campo, lo cual es un requisito en muchos tipos de trabajos de ecología. Los objetivos de esta investigación fueron: 1) evaluar las mediciones biométricas (peso y longitud de la pata posterior) que permiten la identificación de especies en animales vivos y despiertos y 2) desarrollar un modelo predictivo y un software que, sujeto a un refinamiento basado en el área de estudio, permitirá a los investigadores priorizar la selección de los individuos para ser identificados mediante análisis molecular. Este modelo, basado en una gran muestra de individuos capturados (más de 1.500) en dos sitios diferentes en el centro de Italia, debería ayudar a clasificar individuos vivos y despiertos de las especies de Apodemus. Se adjunta a este documento una hoja de cálculo de Microsoft Excel que se puede utilizar para aplicar el modelo a nuevos datos."
En los cráneos de Apodemus que aparecen en las egagrópilas es imposible tomar las medidas de la longitud cóndilobasal y la de la bola timpánica porque falta la parte posterior de los cráneos. Carlos Nores en su artículo "Diferenciación biométrica de Apodemus sylvaticus y Apodemus flavicollis en la Cordillera Cantábrica. Primeros resultados", publicado en 1988 en la Revista de Biología de la Universidad de Oviedo elaboró una clave de identificación basándose en la tesis doctoral de 1974 de L. Pasquier, titulada "Dynamique évolutive d´un sousgenere de Muridae, Apodemus (Sylvaemus). Etude de biomètrique des caractères dentaires de populations fossiles et actuelles d´Europe occidentale". 

Primer molar superior con sus tubérculos 4 y 7 separados                    Apodemus flavicollis
Primer molar superior con sus tubérculos 4 y 7 unidos                         Apodemus sylvaticus
Apodemus flavicollis

Apodemus sylvaticus

En este ejemplar de Ratón leonado se aprecia el collar amarillo alrededor del cuello, así como el color blanco puro de sus partes inferiores. Murió por estrés de captura el 1 de noviembre de 1994 cerca del barrio de La Lama, municipio de Karrantza (Bizkaia), según explicamos en el artículo "Uso de cajas anidaderas por lirones grises (Glis glis) y ratones leonados (Apodemus flavicollis) en el norte de la Península Ibérica", publicado en 1995 en la revista Doñana, Acta Vertebrata.
El Ratón leonado dentro de la península Ibérica está restringido a los bosques del tercio norte. Presenta fluctuaciones anuales, con máximos entre agosto y noviembre, y una disminución en invierno y primavera, cuando alcanza los mínimos poblacionales.

Aconitum vulparia subsp. neapolitanum

Aconitum vulparia subsp. neapolitanum es una planta rara en el País Vasco que vive en megaforbios al pie de cantiles sombríos, generalmente en los cresteríos más elevados. A veces aparece en alisedas a bajas altitudes. En el Macizo del Gorbeia es una planta bastante escasa, presente en los megaforbios de la cara norte del monte Aldamin (Zeanuri) o el paso de Atxaragun en Itzina (Orozko).

Acinos alpinus

Acinos alpinus es una planta escasa en el País Vasco, más abundante en la mitad sur, que vive en crestas calizas, roquedos, pastos pedregosos, margas y terrenos erosionados en ambiente de carrascal, quejigal y hayedo. Tomé esta fotografía un 18 de abril.

Achillea millefolium

Achillea millefolium es común en márgenes de caminos, pastos, majadas y otros lugares herbosos abiertos. El nombre del género proviene de la mitológica guerra de Troya, donde Aquiles curó a muchos de sus soldados y al rey de Micenas utilizando el poder medicinal que tiene esta planta como antihemorrágico.

Aceras anthropophorum

Aceras anthropophorum es una orquídea presente en los pastos secos sobre calizas o margas, crestas soleadas, orlas forestales y matorrales claros y caldeados de la vertiente mediterránea del Macizo del Gorbeia.

Acer pseudoplatanus

El Falso plátano (Acer pseudoplatanus), astigar zuria, ostartxa en euskera, es un árbol cultivado en orillas de carreteras y parques que se asilvestra en alisedas y bosques mixtos. En ocasiones se le encuentra en hayedos montanos, aparentemente espontáneo. En el "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" vemos esta cita: Otxandio, WN2767, 600 m. Como dicen los autores del libro "Guía de los árboles y arbustos de Euskal Herria", no es fácil a veces distinguir entre poblaciones autóctonas y naturalizadas.

Piscardo

El Piscardo (Phoxinus bigerri), ezkailu en euskera, es un endemismo del sur de Francia y el norte de España. En la cuenca del Nervión se conoce con el nombre de "kiskailu" y "bermejuela", aunque los expertos en peces conocen con ese nombre a la especie Achondrostoma arcasii, presente en varios ríos alaveses de su cuenca mediterránea. En Navarra y algunas de Álava se le conoce con el nombre de "chipa", con origen posible en la palabra "txikia" o "txipia", pequeño en euskera. El Piscardo es un pez pequeño que raramente alcanza los 14 centímetros de longitud total. La base de las aletas, excepto la dorsal se tiñen de rojo en los machos durante la época de reproducción. Vive en aguas oxigenadas y fondos pedregosos de los tramos altos de lo ríos. Llega a formar cardúmenes y se alimenta principalmente de macroinvertebrados acuáticos. Se reproduce entre los meses de abril y junio, cuando remonta los ríos hacia las cabeceras.
Maurice Kottelat describió esta especie como Phoxinus bigerri en el año 2007 en el artículo "Three new species from Greece anda southern France (Teleostei: Cyprinidae)" en la revista Icthyological exploration of freshwaters, que vive entre la cuenca del río francés Adour y los ríos de la mitad norte de la península Ibérica y la cuenca del Ebro. En la cuenca del río Duero es una especie introducida, donde su población ha aumentado en los últimos años, colonizando nuevos ríos. Y se piensa que también se ha introducido en varios cantábricos donde actualmente se encuentra. Los peces sobre los que Kottelat describió la especie proceden del río Adour en Tarbes.
Tomé estas fotografías y grabé este vídeo en el canal de Usabel, Orozko (Bizkaia) el 29 de julio de 2007, año de la descripción de la especie.

Salmón, el mito de su abundancia pasada

Recientemente, un amigo me guió en una visita a las ruinas de una de las ferrerías que hubo en Orozko y me contó que sus trabajadores hicieron una huelga en protesta porque les daban de comer salmón más veces de las que les gustaría. Inmediatamente, recordé que lo mismo había oído en Sestao cuando era joven: que en la empresa siderúrgica Altos Hornos de Vizcaya habían hecho huelga por incluirles salmón en el menú demasiado a menudo. En Sestao llegué a oír que un historiador lo había escrito y que esa fue la primera huelga que hicieron los obreros de Altos Hornos. 
En el apartado "El mito de la abundancia" del libro Atlas de los ríos salmoneros de la Península Ibérica, en las páginas 29 y 30, se puede leer: "Son numerosos los artículos que hablan, por ejemplo, de condiciones en los contratos laborales y hasta de revueltas de obreros que exigen que, como máximo, se les de salmón tres días por semana, debido a lo indigesto que resulta...todas estas noticias no dejan de ser leyendas sin base alguna...nada objetivo nos permite pensar que las cosas fueran así. La realidad es que mitos del estilo se encuentran también en muchas, por no decir todas, las cuencas salmoneras de Francia, Inglaterra o Escocia. En cada caso cambian los actores: criados, mineros, ferroviarios...El hecho de que el salmón fue antaño más abundante que ahora es indudable, pero los citados historiadores cuestionan que fuera tan abundante y, mucho menos, tan asequible como para ofrecerlo de rancho a clases poco agraciadas. El salmón era un producto nada barato y muy apreciado por las clases adineradas, nobleza o incluso por la corte, como lo prueban los pleitos sobre derechos de pesca o las duras sanciones a los furtivos. Por último, y lo que es más importante, los historiadores no han encontrado ningún original de estos documentos que probarían la abundancia de la que tanto se habla." En la fotografía, un macho de Salmón cautivo que formaba parte de la población reproductora de un centro de cría.
Tras preguntarle al historiador Alberto Santana al respecto, esta es su respuesta: "Es un tema muy bonito el de los salmones del Nervión. Alguna vez me he interesado por él, y te cuento muy resumido lo que sé. Primero, como sabes de sobra, los salmones se pescan felizmente en los ríos vascos desde la Prehistoria. Recuerda que hay grabados de salmónidos de 13.000 años en la cueva de Altxerri, a la orilla del Oria. Segundo, se han pescado comercialmente hasta principios del siglo XX, con las artes que puedes ver en las fotos labortanas que te adjunto y que fueron utilizadas en todas nuestras rías. Nada que ver con el pescador deportivo. Aunque en Bizkaia las capturas no eran muy abundantes y, al menos desde 1916, tengo documentadas las repoblaciones de trucha y salmón en las cuencas de Ibaizabal y Nervión a instancias de las sociedades de pesca fluvial y a partir de criaderos locales y suelta de alevines propios, controlados por el Cuerpo de Miñones. Ya desde 1932 se equipó a los guardas forestales con ejemplares de "Trucha y Salmón. Su pesca y deporte" de Agustín de Castro Martín, que era de lectura obligada para la plaza. Yo creo que la huelga de comedores de AHV es una leyenda apócrifa. Mi sospecha es que en el Ibaizabal-Nervión a principios del siglo XX -AHV se fundó en 1902- no había una captura de salmones tan abundante como para garantizar la alimentación de la plantilla de trabajadores ni una sola semana. Tengo la certeza, extensamente documentada, de que desde el siglo XVI el mercado bilbaino importa y redistribuye cientos de barricas de salmón salado procedentes de Escocia y Escandinavia, que llegan a San Antón a bordo de barcos flamencos, daneses y británicos, lo que me hace pensar que las capturas locales eran ya insuficientes para alimentar a la pequeña población preindustrial. Por otra parte, el salmón, que había sido un pescado poco apreciado por el consumidor de la Europa meridional hasta el siglo XIX, empezó a figurar en los menús de élite a partir del período napoleónico y se restringió aún más su acceso a las mesas populares. Todo esto -la insuficiencia endémica de las capturas y su recalificación como alimento elitista- me lleva a pensar que esas leyendas que he oído alguna vez sobre las huelgas obreras motivadas por el exceso de salmón en su alimentación no sean más que eso, hermosas leyendas."
También le he preguntado a David Álvarez, doctor en biología, que realizó su tesis doctoral sobre la biología de la trucha, y esto me respondió: "en el caso de Asturias se hablaba de huelgas de mineros en la cuenca del Nalón, hartos de comer salmón, pero finalmente parece que todo son leyendas urbanas. De hecho, el salmón en esa época era un artículo de lujo, propiedad de la nobleza y el clero y que se regalaba como un presente en ocasiones especiales, y de eso sí hay documentación. Eso no encaja con que se dieran salmones de rancho a los mineros. Por otra parte, esas leyendas, exactamente iguales, se dan en sitios tan distantes como Estados Unidos, Escocia o Noruega, lo que no encaja mucho con que sea algo real, sino más bien un mito que fue pasando boca a boca; ninguna población de salmones hubiera aguantado una presión así. Todavía hace poco leí algo en un libro sobre salmones y decían eso, que en todas las cuencas aparecía el mismo mito, pero que no era real." En la fotografía, salmones recién eclosionados en un centro de cría.
También pregunté a mi amigo Álvaro Antón, doctor en biología, que realizó su tesis doctoral sobre los peces fluviales de Bizkaia, y me dijo que "es una historia muy difundida a lo largo de toda la cornisa Cantábrica; se cuenta en diferentes zonas de Asturias, Cantabria y Galicia, e incluso con diferentes protagonistas. En su momento buscamos la forma de confirmar estas aseveraciones para confirmar su origen, pero, tal y como se dice en el Atlas de los ríos salmoneros de la Península Ibérica, su ausencia hace pensar que se trata de leyendas". En la fotografía, tres esguines o "pintos" de Salmón. En conclusión, no hay ninguna prueba de que nadie haya hecho huelga porque le pusieran mucho salmón en el menú de fábricas, minas ni ferrerías. También he oído que en el pasado eran tan abundantes las anchoas y las angulas que las primeras se usaban para abonar la huerta y las segundas como alimento para gallinas. A falta de pruebas, parecen leyendas que nada tienen que ver con la realidad.

Flora perdida en la ribera del río Nervión a su paso por Ugao-Miraballes

Las obras de canalización ejecutadas tras las inundaciones de agosto de 1983 tuvieron un impacto ambiental que no fue evaluado y tampoco hubo ningún tipo de medida preventiva, correctora ni compensatoria. Sin embargo, el principal estudio de la distribución de la flora del País Vasco se llevó a cabo entre los años 1982 y 1984, y justo antes de las inundaciones herborizó en la riberas del río Nervión a su paso por Miraballes alguno de los botánicos que participaron en el trabajo de campo que dio como resultado las 1.149 páginas del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa", publicado en 1985 por el Gobierno Vasco. 
Estas fotografías las hizo el padre de mi amigo Iñaki García Uribe el 15 de mayo de 1954, día de la entrega de las viviendas sociales del "Grupo Víctor Chávarri y Salazar".
Nasturtium officinale, los berros

Apium nodiflorum

Lysimachia vulgaris

Las plantas propias de las riberas de los ríos que herborizó aquel botánico incluye las siguientes especies:

  • Thalictrum minus subsp. minus. Miravalles, WN0880, 70 m. Rara en el País Vasco.
  • Nasturtium officinale. Miravalles, WN0880, 80 m. Escasa en el País Vasco.
  • Oenanthe crocata. Miravalles, WN0880, 70 m. Escasa en el País Vasco.
  • Apium graveolens. Miravalles, WN0882, 50 m. Rara en el País Vasco.
  • Apium nodiflorum. Miravalles, WN0882, 50 m. Común en el País Vasco.
  • Heracleum sphondylium. Miravalles, WN0880, 80 m. Escasa en el País Vasco.
  • Lysimachia vulgaris. Miravalles, WN0882, 50 m. Rara en Bizkaia y Gipuzkoa y escasa en Álava
  • Potamogeton nodosus. Miravalles, WN0880. 70 m. Rara en Bizkaia y Gipuzkoa y escasa en Álava
  • Potamogeton crispus. Miravalles, WN0880, 80 m. Rara en el País Vasco.
  • Potamogeton pectinatus. Miravalles, WN0882, 50 m. Rara en el País Vasco.
  • Melica uniflora. Miravalles, WN0880, 70 m. Escasa en el País Vasco.
  • Polypogon viridis. Miravalles. WN0881, 70 m. Escasa en el País Vasco.
  • Lemna minor. Miravalles, WN0880, 80 m. Escasa en el País Vasco.
  • Cyperus fuscus. Miravalles, WN0880. 80 m. Escasa en el País Vasco.

El riesgo de inundación en la cuenca del río Nervión


Galindo, Sestao y Erandio

En la página web del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente está alojado el visor con el que he generado estos mapas de las zonas de inundación con probabilidad baja o excepcional, que es como se denomina a las inundaciones máximas en períodos de retorno o recurrencia de 500 años (se estima que las inundaciones de 1983 tienen un período de retorno de 400 años). Es posible verlos a mayor tamaño clicando sobre cada imagen.

Barakaldo, Bilbao y Asua

Sara Fuente Leonardo en Julio de 2014 presentó su Trabajo Fin de Master en la Facultad de Geología de la Universidad de Oviedo titulado "Relación entre cambios de uso del suelo y riesgo de inundaciones en la cuenca del río Nervión", donde en su resumen podemos leer: "A través del tiempo, la cuenca del río Nervión ha sido el marco geográfico de los principales momentos de desarrollo de Vizcaya, País Vasco. Desde la construcción de la primera vía de ferrocarril, paralela al mismo río, como del primer asentamiento y posterior desarrollo de la industria del metal que provenía de su extracción de las minas de hierro cercanas. Su llanura de inundación sigue siendo un área muy preciada en el ámbito de la construcción debido al relieve abrupto que caracteriza a la cuenca que la contiene."

Basauri y Galdakao

"Como desde un inicio no hubo legislación que controlase esas ocupaciones, el terreno industrial perduró o fue sustituido por construcciones civiles debido al incremento del número de habitantes por metro kilómetro cuadrado (que experimenta la zona debido al éxito industrial anterior). De este modo es como los márgenes del cauce principal del Nervión se vieron progresivamente modificados hasta el punto de no reconocerse ningún rasgo natural en la zona y los cursos superficiales de las masas de agua se fueron confinando."

Llodio

"Los procesos de crecidas e inundaciones, hoy igual que ayer, ocurren de forma natural y frecuente. No es un proceso que pueda controlarse y tampoco es un fenómeno causado por la actividad humana, pero, sus efectos, principalmente negativos, sobre el ámbito socio-económico, se ven agravados por el uso inadecuado que se hizo, y se se sigue haciendo, de la gestión del área inundable natural del río. Este documento pertenece a la línea de investigación sobre `Gestión de crecidas en cuencas fluviales´. Se analizará la evolución de los usos del suelo de la cuenca del Nervión tomando como punto de partida las inundaciones acaecidas en agosto de 1983. Con ese fin, la base de este documento se centrará en los datos aportados por el proyecto Corine Land and Cover y por la Agencia Vasca del Agua (URA) entre otros."

Orozko

Según la noticia de EITB del 26 de agosto de 2013 "30 años desde que Euskal Herria se ahogó", "En cuanto a la pregunta de si es posible que vuelva a suceder lo mismo que hace 30 años, los expertos creen que el riesgo de inundación sigue ahí. La meteoróloga Margarita Marín advierte de que no hay obra de canalización posible que sea capaz de resistir una fuerza de semejante tamaño. Por su parte, el viceconsejero de Seguridad del Gobierno Vasco Josu Zubiaga dice que `hoy en día sabríamos que habría una inundación, tendríamos en marcha un sistema preventivo con muchos recursos en marcha y avisaríamos previamente a la población."

Amurrio


  • Bilbao. Área de riesgo: 328,65 hectáreas en un tramo de 11.709 metros.
  • Arrigorriaga. Área de riesgo: 57,65 hectáreas en un tramo de 3.166 metros.
  • Llodio. Área de riesgo: 198,99 hectáreas en un tramo de 8.571 metros.
  • Luiando. Área de riesgo: 17 hectáreas en un tramo de 1.195 metros.
  • Amurrio. Área de riesgo: 62,89 hectáreas en un tramo de 2.644 metros.
  • Orduña. Área de riesgo: 156.92 hectáreas en un tramo de 3.082 metros.
Orduña

Las obras de canalización en Etxebarri y Basauri y la apertura del Canal de Deusto disminuirán el riesgo de inundación cuando estén finalizadas.
Bilbao, 1945-1946

A continuación comparamos varias parejas de fotografías aéreas: la primera corresponde al vuelo americano del bienio 1945-1946 y la segunda es una fotografía actual, del año 2015. En ellas quedan en evidencia cómo el riesgo de inundación de la ribera de los ríos Nervión e Ibaizabal y su ría no ha frenado la urbanización de sus márgenes. Por el contrario, en estos últimos 70 años se han construido fábricas, polígonos industriales y áreas residenciales en las llanuras de inundación. Es posible ver todas estas imágenes a mayor tamaño con solo pinchar con el ratón sobre cada imagen.
Bilbao, 2015

Ugao-Miraballes, 1945-1946

Si nos fijamos, podemos apreciar cómo se ha variado el curso del río Nervión al paso por la localidad de Ugao-Miraballes tras las inundaciones de 1983. Las obras ejecutadas habrían hecho desaparecer el riesgo de inundación de Ugao-Miraballes según el visor del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. Desconocemos cómo puede afectar al riesgo de inundación la progresiva acumulación de los sedimentos arrastrados por el río.
Ugao-Miraballes, 2015

Orozko, 1945-1946

Orozko 2015

Comparando esta imagen con la anterior se comprueba el gran crecimiento de la localidad de Zubiaur, en el municipio de Orozko.
Orduña 1945-1946

En esta fotografía podemos apreciar el antiguo curso del río Nervión.
Orduña 2015

En esta fotografía se puede ver el curso rectilíneo y canalizado del río Nervión a su paso por la ciudad de Orduña.
Tertanga 1945-1946

Aquí se aprecian los meandros del río Nervión a su paso entre el pueblo de Délika (Amurrio) y la ciudad de Orduña.
Tertanga 2015

Tras las obras de canalización posteriores a las inundaciones de 1983 el curso del río es rectilíneo.
En la actualidad está en discusión que las obras que se hicieron en la cuenca del río Nervión y en otros muchos ríos europeos para evitar futuras inundaciones sean la mejor solución. En este vídeo se explica qué las canalizaciones pueden llegar a agravar los efectos de las inundaciones.

Las inundaciones de agosto de 1983

Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, en la estación meteorológica del Aeropuerto de Bilbao el mes de agosto del año 1983, con 25 días con lluvia, ha sido el mes de agosto con más días de lluvia desde que se tienen datos, y también el mes con mayor precipitación, con 626,9 litros por metro cuadrado (813 litros por metro cuadrado de media en Bilbao). El 22 de agosto de 1983 comenzó a llover con intensidad.  Durante la Semana Grande de Bilbao, comenzó a llover torrencialmente el 26 de agosto de 1983, cuando el suelo ya estaba saturado de agua. Según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología, en la estación meteorológica del Aeropuerto de Bilbao, el 26 de agosto de 1983, con 252,6 litros, se alcanzó el máximo de precipitación en un día desde que se tienen datos. En el observatorio meteorológico de Iberdrola en Larraskitu (Bilbao) se recogieron 503 litros por metro cuadrado entre las 9 de la mañana del viernes 26 de agosto y las 9 de la mañana del sábado 27 de agosto. El período de retorno de unas inundaciones como aquellas se estima en 400 años.
En 36 horas llovió el equivalente a la mitad de la precipitación de un año medio en algunos observatorios. La precipitación, con una distribución de lluvias atípica, con gradientes elevadísimos y máximos aislados, comenzó en Gipuzkoa el 25 de agosto y se desplazó con posterioridad hacia la Navarra Atlántica, Bizkaia y Cantabria, produciendo un máximo extraordinario de precipitaciones en la zona próxima a Bilbao. Las poblaciones de Llodio, Galdakao, Ugao-Miraballes y Etxebarri se llevaron la peor parte junto a Bilbao. El caudal por el barrio bilbaíno de La Peña alcanzó los 3.000 metros cúbicos por segundo. El agua alcanzó hasta cinco metros de altura en algunos puntos de la capital vizcaína.
En el folleto Bizkaia, urez gainezka, desbordada se puede leer: La noche del 26 de agosto quedará impresa en la mente de todos los vizcaínos. Desde primeras horas del viernes, la lluvia cayó con fuerza, como ya lo hiciera los días anteriores. A las cuatro de la tarde varias zonas de la provincia empezaban a quedar anegadas. Las radios comenzaron a fallar. La población comenzó a angustiarse. Barrios anegados e incomunicados, puentes que se caen, carreteras que se cortan y Bilbao que se queda sin luz, agua ni teléfono. La sensación es de terror. La gente se refugia en sus casas, pega la oreja al transistor y se empieza a vivir una noche de auténtico pánico. Desde las ondas llegan consignas para no salir de casa, dejar el coche o no llamar por teléfono, y se lanza en cuatro idiomas a toda España la recomendación de que nadie se dirija hacia el País Vasco.
En Bilbao, el agua empieza a desbordarse y se desaloja la zona festiva en el Arenal (es la Semana Grande bilbaína). Sobre las siete de la tarde en varios barrios muchas personas son sacadas de casa para ayudar. Se piden lanchas neumáticas, mantas y cobijo para aquellos que se han quedado en la calle. En Galdakao, el cauce del Ibaizabal desbordado se extiende por el municipio y causa las primeras víctimas en el barrio de Olabarri. En Plentzia, la crecida de la ría resquebraja tres pilares del puente que da acceso al casco urbano, dejando a la villa únicamente comunicada por la carretera de Butrón. A las doce de la noche se anuncia que el puente del Ayuntamiento de la capital vizcaína está a punto de sucumbir.
El caudal de las aguas decrece poco a poco, y por la radio se va dando a conocer la situación: Asua, inundada, Bilbao incomunicado, Zamudio tiene dos metros de agua y en Lezama más aún, ya que de algunos caseríos solo se divisan los tejados. Las llamadas de socorro se suceden, pero sin que Protección Civil, Cruz Roja, Policía, Guardia Civil o Ertzaintza den a basto. Bizkaia se ha convertido por la noche en un gran mar plagado de pequeñas islas. Sobre las cuatro de la mañana, a la hora en que comienza a subir la marea, una tromba tan violenta como nadie recordaba se cierne sobre toda la provincia. Las primeras horas del día ofrecen una imagen dantesca. Desde Galdakao hasta Santurtzi todo está inundado. El agua alcanza los doce metros de altura en Etxebarri. 
La población de Miraballes queda incomunicada por tierra y sin ferrocarril. En Bakio se cae el puente de Ondarre, mientras que en Bermeo los vecinos observan atónitos el derrumbe de parte de su emblemático casino. Galdakao contempla impotente la destrucción de su estructura fabril. Las pérdidas son incalculables. Sigue lloviendo y, a través de la radio, se van conociendo los primeros datos concretos: muertos, puentes destruidos, carreteras cortadas, fábricas arrasadas, caseríos damnificados. A primera hora de la mañana se sabe que Carlos Garaikoetxea está en Bilbao. Las pérdidas económicas ascendieron a 200.000 millones de pesetas (1.200 millones de euros) .
En Euskadi murieron 34 personas y desaparecieron otras 5. Aunque no he podido encontrar un registro oficial de los fallecidos en las inundaciones, los muertos en cada municipio fue así: 9 en Galdakao, 5 en Gernika, 5 en Llodio, 4 en Bilbao, 3 en Ugao-Miraballes, 3 en Lemoiz, 2 en Arrigorriaga y 1 en Arakaldo, Basauri, Busturia, Etxebarri, Mungia y Ondarroa. Todos en Bizkaia, excepto los de Llodio.
Askoa Ibisate González de Matauco, Alfredo Ollero Ojeda y Orbange Ormaetxea Arenaza publicaron en el año 2000 el artículo Las inundaciones en la vertiente cantábrica del País Vasco en los últimos veinte años: principales eventos, consecuencias territoriales y sistemas de prevención en el número 9 de la revista Serie Geográfica, donde se puede leer que "el principal acontecimiento catastrófico de las últimas dos décadas fue el conjunto de crecidas e inundaciones registradas en agosto de 1983. Los días 25, 25 y 27 de aquel mes, la vertiente cantábrica oriental y especialmente la cuenca del Nervión, registró unas precipitaciones de excepcional intensidad que provocaron numerosas inundaciones con un saldo de 37 fallecidos y daños materiales calculados en más de 150.000 millones de pesetas."
Sara Fuente Leonardo en Julio de 2014 presentó su Trabajo Fin de Master en la Facultad de Geología de la Universidad de Oviedo titulado Relación entre cambios de uso del suelo y riesgo de inundaciones en la cuenca del río Nervión, donde podemos leer: "El primer registro histórico referente a inundaciones en la cuenca del Nervión, también llamadas `aguaduchos´, data de 1380, poco después de fundarse la Villa de Bilbao en el año 1300. Hasta la actualidad la autora contabilizó un total de 53 inundaciomes." 
Tras la inundación de 1403 se construyó el primer muelle en la plaza del Mercado de Bilbao, pero "tan sólo quince años más tarde el agua arrasó la villa llevándose pro delante de ferrería, que era la única del lugar, y el molino de Artunduaga así como el puente de San Antón. Esta última estructura también se ve afectada, llegando a romperse, en las avenidas de abril de 1428, septiembre de 1453, 1543 y septiembre de 1553. En 1596 se cuentan entre los destrozos de aquella avenida el derrumbe de la Casa Concejo del Ayuntamiento. Más destrozos ocasionados en mayo de 1606, en 1616 afectó enormemente a muelles y embarcaderos."
50.000 trabajadores se quedaron temporalmente sin posibilidad de trabajar. En Bizkaia los daños económicos en la industria fueron de 72 millones de euros. Más de 1.000 vehículos inservibles. 101 localidades fueron declaradas zona catastrófica. En el Casco Viejo la riada alcanzó los 3 metros de altura y se llevó los puentes de Bolueta y de La Ribera. Según un suplemento del periódico El Correo, "en El Peñascal, una avalancha procedente de la cantera arrojó sobre el barrio 300.000 metros cúbicos de roca, que junto con el agua y el fango formaron un amasijo destructor que sepultó medio vecindario".
Tras el paso de la riada, la marca del agua dejó en evidencia hasta donde subió el nivel del agua del río en cada lugar.
En Ugao-Miraballes la vía del ferrocarril quedó así.
Los vecinos temieron por la rotura de la presa de Zollo, como había sucedido hacia menos de un año, el 20 de octubre de 1982, en Tous (Valencia), tras un episodio de lluvias torrenciales que provocó la muerte de más de 30 personas. En estas fotografías se ve la presa de Zollo, desbordándose.
Estas fotografías me las ha cedido para su publicación mi amigo Iñaki García Uribe. Las hizo su padre, que perdió en las inundaciones gran parte de un valioso archivo fotográfico.

Vídeo elaborado por Fernando González


"El día que Euskadi se inundó", presentado por Iñaki López


El documental de Pausoka