19 de agosto de 2018

Daphne laureola

Daphne laureola es común en alisedas, bosques mixtos, hayedos y también en pastos y grietas de crestones calizos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en la cuadrícula UTM 1x1 Km WN2466, 600 m, que se corresponde con el paraje de Zubizabala, municipio de Zeanuri, y en Otxandio, WN2864, 580 m.
Tomé estas fotografías en la orilla del río Ugalde, cerca del pueblo de Markina, municipio de Zuia (Álava), el 17 de agosto de 2018.

17 de agosto de 2018

Equisetum hyemale

Equisetum hyemale es un helecho raro y localizado en arroyos y manantiales temporales, en ambiente de aliseda, robledal húmedo y hayedo de la vertiente cantábrica del País Vasco.
Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo herborizaron en Zuia, Markina, río Ugalde, WN1659, 700 m, donde tomé estas fotografías el 17 de agosto de 2018. 
Esta población ocupa una ladera donde mana agua muy cerca del río Ugalde.

Teucrium scordium

Teucrium scordium habita a orillas de charcas, lagunas, depresiones encharcables en ambiente de robledal, quejigal y carrascal, y también se encuentra en cubetas endorreicas de la mitad sur del País Vasco. 
Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Zuia, Lukiano, WN1254, 600 m y Urkabustaiz, Beluntza, WN0857, 600 m. Tomé estas fotografías en esta última localidad el 17 de agosto de 2018.

15 de agosto de 2018

Chenopodium album

Chenopodium album es una mala hierba muy común en poblados, huertas, cunetas, escombros y campos del País Vasco. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Zeberio, Areiltza, WN1077, 110 m.
Tomé estas un 13 de agosto.

Kickxia spuria subsp. integrifolia

Kickxia spuria subsp. integrifolia es una planta ruderal de barbechos, terrenos removidos, taludes y cunetas. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Manurga, WN2057, 600 m. Tomé esta fotografía un 13 de agosto.

Sparganium erectum subsp. microcarpum

Sparganium erectum subsp. microcarpum es una subespecie desconocida del País Vasco hasta hace poco tiempo. La especie vive en terrenos encharcados permanentemente: orillas de charcas y arroyos, canales de drenaje, acequias y remansos de ríos. Según Flora iberica esta subespecie se distingue por sus frutos fusiformes y con las partes superior e inferior claramente diferentes en aspecto y color; la parte superior redondeada y la inferior claramente constricta y de color pardo claro a rojizo. 
Leopoldo Medina, autor del género en Flora iberica, herborizó este taxon el 25 de julio de 1998 en el arroyo de desagüe del humedal de Saldropo, municipio de Zeanuri (Bizkaia), donde tomé estas fotografías el 12 de agosto de 2018. 

14 de agosto de 2018

Lotus tenuis

Lotus tenuis vive en zonas con encharcamiento temporal de arenales, baldíos, juncales y otras comunidades junto a los cursos de agua. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Altube, WN0960, 400 m y Lukiano, WN1254, 600 m. Tomé esta fotografía un 13 de agosto.

Veronica scutellata

Veronica scutellata es rara en el País Vasco, donde vive en depresiones encharcables, bordes de turberas y orillas de manantial; generalmente sobre sustratos silíceos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Arraba, WN1667, 1.050 m y Otxandio, WN2864, 550 m. Tomé esta fotografía en el arroyo de desagüe del humedal de Saldropo, municipio de Zeanuri (Bizkaia), el 12 de agosto de 2018.

Carum verticillatum

Carum verticillatum vive en brezales y pastizales húmedos, trampales y turberas; sobre sustrato silíceo. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron entre Pagomakurre y Arraba, WN1768, 1.000 m, puerto de Barazar, WN2368, 620 m, Sarria, WN1360, 700 m y Arkarai, WN1364, 800 m.
Tomé estas fotografías en las turberas de Larreder, municipio de Areatza (Bizkaia), el 12 de agosto de 2018.

Galium uliginosum

Galium uliginosum vive sobre suelos con nivel freático muy elevado: bordes de pantanos, charcas y ríos, herbazales húmedos, landas con Molinia caerulea y prados juncales del País Vasco. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo herborizaron en Otxandio, Mekoleta, WN2764, 550 m.
Tomé estas fotografías en las turberas de Larreder, municipio de Areatza (Bizkaia), el 12 de agosto de 2018.

13 de agosto de 2018

Galeopsis tetrahit subsp. tetrahit

Galeopsis tetrahit subsp. tetrahit vive en ambientes frescos con suelo removido y nitrogenado, alisedas, robledales húmedos e inmediaciones de caseríos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Ubidea, WN2564, 580 m. Tomé esta fotografía en Gordobil, municipio de Otxandio (Bizkaia) el 12 de agosto de 2018.

12 de agosto de 2018

Rosalia alpina

Rosalia alpina es un coleóptero cerambícido. Los adultos pueden verse en los meses de julio y agosto sobre los troncos de haya (Fagus sylvatica) moribundos o ya muertos. Sobre ellos tiene lugar las cópulas y en las grietas de su madera la hembra pone uno a uno los huevos mediante su ovopositor.
Se encuentra incluido en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas en la categoría "de interés especial".
En este vídeo se observa cómo realiza la puesta en un tronco de haya.
Para su protección es necesaria la conservación de las hayas moribundas y muertas. Tomé estas fotografías y vídeo el 12 de agosto de 2018 en un hayedo trasmocho de Bizkaia.

9 de agosto de 2018

Alisma lanceolatum

Alisma lanceolatum es escasa en el País Vasco, donde vive en bordes de charca, meandros de río, colas de pantano y otros lugares permanentemente inundados. 
los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Otxandio, Mekoleta, WN2764, 550 m y WN2864, 550 m. Según la base de datos Anthos, L. Medina la herborizó en el desagüe de la turbera de Saldropo, municipio de Zeanuri (Bizkaia), WN2266, 630 m.
 Tomé estas fotografías un 9 de agosto.

Inula conyzae

Inula conyzae habita en claros y lindes de bosque en terrenos pedregosos y bordes de pistas del País Vasco, sobre cualquier tipo de sustrato. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo herborizaron en Orozko, WN1372, 400 m, puerto de Barazar, WN2369, 540 m y Altube, WN0960, 400 m.
Tomé estas fotografías un 9 de agosto.

8 de agosto de 2018

Galeopsis ladanum subsp. angustifolia

Galeopsis ladanum subsp. angustifolia vive en graveras, calizas, terrenos removidos y rastrojos. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en la cuadrícula UTM 1x1 Km WN2057, 650 m, junto al pueblo de Markina, municipio de Zigoitia (Álava). Tomé esta fotografía un 28 de julio.

7 de agosto de 2018

Saponaria officinalis

Saponaria officinalis vive en general sobre terrenos alterados de suelo húmedo: orillas de ríos, arroyos, desagües, cunetas frescas, etc. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en Otxandio, WN2766, 550 m.
Tomé estas fotografías un 25 de julio.

5 de agosto de 2018

Nardus stricta

Nardus stricta es una gramínea rara en el País Vasco y caracteriza los pastos de las cumbres silíceas bañadas por nieblas, apareciendo en lugares húmedos a menor altitud. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en el monte Arna u Oderiaga, municipio de Orozko, WN1765, 1.300 m, en la parte alavesa del monte Gorbeia, WN16, 1.400 m y en Otxandio, WN2964, 570 m. Tomé esta fotografía un 1 de agosto.

4 de agosto de 2018

Stachys recta

Stachys recta vive en lugares pedregosos, secos y caldeados: claros de quejigal y carrascal, graveras, pies y repisas de roquedos calizos, etc. De Bizkaia existía una cita antigua del monte Anboto de Jean Michel Gandoger, publicada en 1917 en su "Catalogue des plantes recoltées en Espagne et en Portugal pendant mes voyages de 1894 a 1912". Posteriormente, los autores del artículo "Adiciones al Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa (Aseginolaza & al., 1984)" la citaron de calizas en claro de encinar en la carretera a Murelaga, en Markina, WN3990, 20 m. Los autores del artículo  "Notas corológicas sobre la flora vascular del País Vasco y aledaños (IV)", publicado en el volumen 5 de la revista Estudios del Museo de Ciencias Naturales de Álava la herborizaron en repisas colgadas soleadas de Itzina, Orozko, WN1470, 750 m. Tomé esta fotografía un 25 de julio.

19 de julio de 2018

Carex binervis

Carex binervis vive en pasto-brezales húmedos y en juncales más o menos encharcados, sobre sustrato silíceo. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo herborizaron en el monte Oketa, WN2262, 950 m.
Tomé estas fotografías un 18 de julio.

Juncus squarrosus

Juncus squarrosus es un junco muy raro en el País Vasco, donde vive en pasto-brezales de las montañas silíceas más altas y sometidas a una fuerte influencia cantábrica. Se distingue de otras especies de su género por la densa roseta de hojas basales que presenta alrededor de los tallos fértiles.
Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" lo herborizaron en el monte Gorbeia, WN1764, 1.400 m, tanto en su lado vizcaíno como en el alavés, y también en el Oderiaga, WN1366, 1.200 m. Tomé esta fotografía un 18 de julio.

Jasione laevis

Jasione laevis medra en pastos, brezales, helechales y comunidades herbosas sobre suelos acidificados, tanto sobre sílice como en calizas del País Vasco. Generalmente en zonas altas. Los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en en el puerto de Barazar, WN2369, 520 m, en la cima del monte Gorbeia, 1.450 m y en Manurga, WN1861, 1.100 m. Tomé esta fotografía el 18 de julio.

18 de julio de 2018

Drosera intermedia, extinta

Drosera intermedia vive en unas pocas turberas del País Vasco. En el Macizo del Gorbeia los autores del "Catálogo florístico de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa" la herborizaron en las turberas de Saldropo, cerca del puerto de Barazar, municipio de Zeanuri, WN2267, 630 m, de donde se exitnguió debido a la destrucción de la turbera de Saldropo para la extracción de su turba. Varios botánicos la hemos buscado en el humedal de Saldropo y en turberas del Macizo del Gorbeia, siempre con resultado negativo, por lo que la doy por extinta. Tomé esta fotografía un 18 de julio.

9 de julio de 2018

Origen y evolución del pastoreo en el País Vasco

El 5 de julio de 2018 en el canal de televisión ETB2 dentro de la segunda temporada de "Una historia de Vasconia" emitieron el capítulo "El primer pastor vasco" donde su director, el historiador Alberto Santana dio a conocer las conclusiones de algunos estudios realizados en los últimos años sobre el origen y la evolución de la ganadería y el pastoreo en el País Vasco a lo largo de los últimos siglos, que contradicen una idea concebida sin base histórica que ha llegado hasta casi la actualidad, cuando unos pocos investigadores, entre los que destaca el historiador de la Universidad del País Vasco Álvaro Aragón Ruano, la han estudiado, llegando a conclusiones que nos han sorprendido a todos, incluido el citado autor. Entre ellas, que el pastoreo con ovejas en las montañas vascas desde el inicio de la primavera hasta el comienzo del invierno tiene menos de 250 años de historia.
El origen del megalistimo hace 11.600 años se encuentra en el denominado Creciente Fértil, en Oriente Próximo. Poco después aquellos cazadores-recolectores se convirtieron en ganaderos y agricultores y desde allí se expandieron a través del continente europeo, llegando a través del valle del Ebro hasta el País Vasco hace unos 6.720 años, según explica en el citado capítulo de "Una historia de Vasconia" el catedrático de Prehistoria de la Universidad del País Vasco Javier Fernández Eraso, en base al estudio del yacimiento Abrigo de los Husos II, en el municipio de Elvillar (Álava), en la sierra de Toloño. En Oriente Próximo domesticaron primero la oveja y después la cabra y también allí comenzaron a cultivar trigo y cebada, y desde allí llegó la agricultura y la ganadería al País Vasco después de varios miles de años, en los que aquellos primeros agricultores y ganaderos asiáticos fueron generando una nueva población tras reproducirse en Europa con las poblaciones locales cazadoras-recolectoras que iban encontrándose en su expansión europea. Durante el Neolítico todos los pobladores europeos acabaron por adoptar la ganadería y agricultura, y con ello el sendentarismo. Estos ganaderos y agricultores asiáticos trajeron consigo una serie de creencias y la construcción de dólmenes, menhires y otros monumentos megalíticos. Sin embargo, aún en el siglo XX los pastores vascos atribuían la construcción de los megalitos a los basajaunak, los gentiles vascos.
Como explica Álvaro Aragón Ruano en dicho capítulo, hasta el siglo XVI los rebaños de vacas pertenecían al clero y a la nobleza. Por entonces, la riqueza se basaba en la posesión de ganado, vacuno principalmente. El auge de las ferrerías, la riqueza que generaban y la necesidad de madera para su funcionamiento, hizo que muchos de los ricos (aberatsak en euskera, que procede de abere=cabeza de ganado) decidieran sustituir el ganado vacuno, que provocaba daños en las plantaciones forestales que se realizaban para la obtención de madera, por ovejas. Hasta el siglo XVII el ganado no salía de la propia jurisdicción. Es a partir de entonces cuando comenzaron los traslados de ganado de más de 20 km de distancia, en Gipuzkoa desde la zona costera a las montañas de la divisoria de aguas.
En los montes públicos de Bizkaia, Gipuzkoa, norte de Álava y parte de Navarra hubo casi 40.000 seles (korta o gorta en el euskera de Bizkaia y territorios limítrofes, saroi o sarobe en el euskera de gran parte de Gipuzkoa o bustaliza en gran parte de Navarra; de busto, que significa rebaños de vacas). Nacieron para el pastoreo con vacas y eran parcelas circulares con una piedra situada en su centro llamada piedra cenizal (austerritza) y 4, 8 o incluso 16 mojones periféricos (baztemugarriak) cuyo uso se cedía durante tiempo limitado. Había seles "mayores" y "menores"; los de invierno eran mayores y se pastaban durante 8 meses y los de verano, más pequeños, durante 4 meses. En Bizkaia se reconocen desde el aire unos 250 seles, la mitad de ellos son invernizos y tienen una superficie media 16,4 hectáreas (círculos con un diámetro de 456 metros) y los veraniegos de 4,6 hectáreas (círculos con un diámetro de 242 metros). En la siguiente imagen, tomada de GeoEuskadi, se señala la situación de 29 seles en el municipio de Zeanuri (Bizkaia). En la actualidad la mayoría están ocupados con plantaciones forestales de coníferas.
En el artículo de Álvaro Aragón Ruano "Ganadería, trasterminancia y trashumancia en los territorios vascos en el tránsito del medievo a la modernidad (siglos XV y XVI)", publicado en el año 2006 en el volumen 31 de Cuadernos de Historia Moderna, puede leerse en su resumen: "El presente artículo pretende aportar nuevos datos sobre la ganadería en los territorios vascos durante la Edad Moderna. Ante todo se trata de romper los falsos paradigmas que se han venido repitiendo durante largo tiempo, aportando datos inéditos. Los clásicos de la historiografía vasca siempre han recalcado el carácter rural y agrario de la economía vasca; a pesar de ello, actividades como la ganadería jamás han ocupado un espacio primordial como objeto de estudio entre los historiadores, que en muchos casos han aceptado las teorías de etnógrafos y antrópologos sin contrastarlas. La ganadería en tierras vascas siguió modelos cantábricos, que ya vienen siendo estudiados desde algunas décadas por los historiadores gallegos, asturianos o cántabros; escuelas que han establecido nuevas metodologías para el estudio de la ganadería, las cabañas predominantes, el régimen de explotación, su impacto económico, etc., y cuyo ejemplo desgraciadamente no ha sido secundado en el caso vasco."
Después de explicar el caso guipuzcoano, Álvaro Aragón Ruano escribe: "También en Vizcaya queda constatado en el siglo XV el predominio del ganado vacuno, junto al porcino, y la riqueza que suponía para sus poseedores, no sólo por la carne, leche y abono que producía sino también por su utilización como fuerza de trabajo. En Vizcaya, el Fuero no permitía introducir ganados de fuera parte y se aplicaba la ordenanza de "sol a sol" para los rebaños foráneos; no obstante, a pesar de las prohibiciones y en contra del Fuero, parece que, a partir de mediados del siglo XVI, ante la falta de ganado vacuno y porcino en el Señorío, algunos lugares -como Bermeo- permitieron invernar a ganados de Navarra, Guipúzcoa y Léniz. En 1393 la Junta General de Vizcaya confirmaba y extendía a todo el Señorío una sentencia que dio el 25 de septiembre de 1385 a favor de la villa de Bilbao en el pleito con la anteiglesia de Zamudio sobre pastoreo y tránsito de ganado, por el que se limitaba de sol a sol...Lo cierto es que las dificultades de abastecimiento de carne en el Señorío son importantes desde el segundo tercio del siglo XVI [cuando la población era de menos de 100.000 habitantes]; por ello se importa carne desde Francia y Navarra, teniendo que pasar esos rebaños vivos por Guipúzcoa antes de llegar a las carnicerías vizcaínas. Las Juntas comenzaron a solicitar desde 1542 que, al igual que la Provincia de Guipúzcoa, Vizcaya obtuviese una Real Provisión para poder llevar dinero a Francia para importar ganado para el abastecimiento del Señorío. Las quejas ante las Juntas Generales van a ser muy numerosas y se prolongan entre 1537 y 1581: los procuradores se quejaban de que, a pesar de las Reales Provisiones, Cartas y Sobrecargas, los guipuzcoanos tomaban, prendaban, retenían y les hacían pagar -por ejemplo, en Elgueta se les hacía pagar 4 maravedís/cabeza- por los rebaños que se dirigían a Vizcaya para el abastecimiento de carne."
El artículo de Álvaro Aragón Ruano "Trashumancia "media", entre las sierras interiores y la costa guipuzcoanas, ¿desde tiempo inmemorial?", publicado en 2002 en el Boletín de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, comienza así: "Es costumbre entre los historiadores repetir paradigmas no suficientemente probados que otros han establecido. Estos vicios surgen por el excesivo sectarismo de algunos, para quienes las afirmaciones de renombrados historiadores son infalibles, o por el uso continuado de ciertas informaciones que nadie se "molesta" en verificar. Durante años hemos oído decir que la sociedad guipuzcoana de Antiguo Régimen era una sociedad rural, articulada a través de un esquema pastoril, en el que la base de vertebración del territorio era la red trashumante que desde "tiempo inmemorial" unía las sierras del sur de la provincia con la costa. Paradigma historiográfico donde los haya, jamás ha venido acompañado de una prueba documental (o arqueológica) que lo certificase. El propio autor de este artículo debe reconocer que interiorizó y asumió como propio este esquema, hasta comenzar a investigar primero los seles y luego sobre el bosque guipuzcoanos. La primera impresión fue de desazón, pues desde un primer momento se vio que la palabra "trashumante" no aparecía por ningún lugar y que la documentación ni siquiera vislumbraba, de forma directa o indirecta, algo que pudiese hacer pensar en tal traslado de ganado desde la costa a las sierra interiores y viceversa."
En las conclusiones del citado artículo el autor escribe que "se confirma que en Guipúzcoa la trashumancia media, entre las sierras interiores y la costa -que aún hoy día perdura- no se venía desarrollando desde tiempo inmemorial, como se ha venido afirmando sin pruebas arqueológicas o documentales. Esta trashumancia, al menos de una forma importante, comenzó a finales del siglo XVII y comienzos del siglo XVIII, en dirección a la costa, y en la segunda mitad del siglo XVIII, en dirección a las sierras, con importantes diferencias geográficas...Los concejos, quienes vieron en este trasiego una nueva fuente de ingresos, dieron paulatinamente pequeños pasos a lo largo de las últimas décadas del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, hasta permitir la estancia en verano o invierno en la primera década del siglo XIX. La posición de las instituciones provinciales también evolucionó: entre los siglos XVI y XVIII defendieron el cumplimiento de la Ordenanza de pastos, es decir, el libre pasto de sol a sol, prohibiendo el pasto libre de ganado forastero; y a comienzos del siglo XIX dieron la posibilidad a cada lugar de permitir o no pernoctar a los ganados trashumantes...Hasta el surgimiento de la trashumancia media, existía un movimiento de rebaños que podríamos denominar, siguiendo a Caro Baroja, "trashumancia local", en la que los rebaños en invierno permanecían en el fondo del valle y en verano subían a la montaña o cima del valle, dentro de una misma jurisdicción o jurisdicciones circunvecinas. Esta trashumancia daba cabida a los rebaños existentes en cada jurisdicción y estaba directamente relacionada con la cabaña vacuna y porcina, siendo compatible con la explotación del bosque. Es decir, no existía trashumancia media porque no era necesaria; la trashumancia local cumplía las necesidades de la cabaña existente. El avance de la cabaña ovina, como consecuencia del retroceso de la masa arbórea guipuzcoana, hizo peligrar el equilibrio existente entre el número de cabezas de ganado y la cantidad de pastos disponibles. Esta necesidad, derivada del avance "incontrolado" del número de ovejas [generó un problema que se solucionó gracias a] un sistema que permitiera a todos los rebaños de la provincia, tanto a los propios de las jurisdicciones receptoras como a los forasteros, disponer de pastos todo el año en igualdad de condiciones, así en verano como en invierno, sin que los límites jurisdiccionales fuesen obstáculo para ello; de esa manera se estableció la trashumancia hacia las sierras de Aralar, Aizgorri y Elgueta en primavera-verano y la trashumancia hacia Vizcaya, la costa y zonas limítrofes en otoño-invierno."

8 de julio de 2018

El origen del megalitismo: Göbekli Tepe

Con la organización de mis amigas del Parketxe de Areatza del Parque Natural de Gorbeia guié a 21 personas para ver y conocer 5 menhires y 3 dólmenes, según expliqué en "Los menhires de Gorbeia, ruta del 4 de julio de 2015". Escribí sobre ellos en la revista que editan, que puede leerse en "Los menhires de Gorbeia", donde afirmé que los megalitos tuvieron su origen en Egipto y que los monumentos megalíticos más grandes se encuentran en Bretaña, sur de Inglaterra e Irlanda, y sur de España y Portugal, y que los constructores de megalitos ya conocían la agricultura y la ganadería. En realidad, nada de eso es cierto, ya que el origen del megalitismo es mucho más antiguo y fue en su origen cuando fue más grandioso y refinado (si exceptuamos las pirámides egipcias, que son casi 7.000 años más modernas que Göbekli Tepe), y fueron cazadores y recolectores sus constructores. Hace 11.600 años los humanos comenzaron a construir Göbekli Tepe, incluido el 1 de julio de 2018 como nuevo sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Aunque los estudios con georradar indican que la mayor parte de este yacimiento arqueológico permanece sin excavar, ya es posible ver de dos de los 16 círculos de piedra localizados. National Geographic publicó el reportajé "Göbekli Tepe, el primer templo de la historia" el 12 de septiembre de 2012. Göbekli Tepe (de göbekli= vientre y tepe=colina, en turco, "colina panzuda") se encuentra a unos 15 kilómetros al nordeste de la ciudad de Urfa, en el sur de Turquía y cerca de la frontera con Siria. 
En 1963 el arqueólogo de la Universidad de Chicago Peter Benedict descubrió durante una catalogación de yacimientos arqueológicos en el sur de Turquía "un complejo de montículos redondos de tierra roja entre ligeras depresiones, ubicado en un alta creta de piedra caliza orientada al SE. La cresta es, por lo demás, estéril de tierra. El diámetro total de los montículos es de 150 m y el suelo rojo rocoso se eleva a 20 m por encima de la parte superior de la roca caliza. Los dos montículos más altos tienen pequeños cementerios que cubren la parte superior. La cresta se encuentra al final de un barranco de hierba de dos lados a 2,5 km al noreste de la aldea de Karaharabe. La parte superior de la cresta y las laderas orientadas al oeste cubiertas de hierba están llenos de herramientas de sílex. No hay agua en las proximidades."
En 1994 Klaus Schmidt y sus colaboradores hallaron fragmentos dispersos de piedra caliza y gran cantidad de fragmentos de sílex sobre la superficie de la colina. Al año siguiente iniciaron la excavación arqueológica del yacimiento y sacaron a la luz al menos veinte construcciones megalíticas de forma circular con pilares de piedra caliza en forma de T, decorados con bajorrelieves de animales, algunos muy refinados.  En el centro de los círculos se encuentran los monolitos de mayor tamaño, de hasta 5 metros de altura y 20 toneladas de peso. Los monolitos más grandes y con bajorrelieves más elaborados son los más antiguos, al contrario de lo cabría esperar. Los análisis muestran que su construcción tuvo lugar hace entre 11.600 y 10.200 años por grupos de cazadores y recolectores. Los primeros megalitos vascos se construyeron hace 6.500 años. Si antes del descubrimiento de Göbekli Tepe los especialistas pensaban que la agricultura y la ganadería hicieron posible la sedentarización de los humanos, que impulsó la construcción de megalitos hechos para verse a gran distancia, este santuario megalítico ha hecho pensar a los especialistas que fue el asentamiento alrededor de lugares sagrados como este lo que generó la sedentarización de los grupos humanos y que fue después cuando se domesticaron cerca de allí los primeros animales domésticos (oveja y cabra) y los primeros cereales (trigo y cebada).
Joris Peters y Klaus Schmidt publicaron en el año 2004 "Animals in the symbolic world of Pre-Pottery Neolithic Göbekli Tepe, south-eastern Turkey: a preliminary assessment" en el volumen 39 de la revista Anthropozoologica, donde encontraron restos de distintas especies de mamíferos silvestres en excavaciones realizadas entre 1996 y 2001, de mayor a menor abundancia:
  • 7.949 garcelas persas (Gazella subgutturosa)
  • 2.574 uros (Bos primigenius)
  • 1.177 équidos, mayoritariamente Asnos salvajes asiáticos (Equus hemionus)
  • 971 zorros rojos (Vulpes vulpes)
  • 944 Ovis/Capra; principalmente, si no exclusivamente muflones asiáticos (Ovis orientalis)
  • 863 jabalíes (Sus scrofa)
  • 386 liebres (Lepus sp.)
  • 293 muflones asiáticos (Ovis orientalis)
  • 170 ciervos (Cervus elaphus)
  • 69 jerbillos indios (Tatera indica)
  • 33 bandicuts (Nesokia indica)
  • 21 gatos monteses (Felis silvestris)
  • 5 erizos orejudos (Hemiechinus auritus)
  • 4 lobos (Canis lupus)
  • 3 gamos (Dama dama)
  • 2 comadrejas (Mustela nivalis)
  • 1 leopardo (Panthera pardus)
  • 1 tejón (Meles meles)
  • 1 turón jaspeado (Vormela peregusna)
  • 1 suslik (Spermophilus citellus)
  • 1 hámster migratorio (Cricetulus migratorius)
  • 1 gerbil (Meriones sp.)
De las 81 representaciones de animales en los monolitos identificaron los siguientes:
  • 23 serpientes
  • 12 zorros
  • 7 jabalíes
  • 5 grullas
  • 3 uros
  • 1 asno salvaje asiático
  • 1 muflón asiático
  • 1 gacela persa
  • 1 leopardo/león
Posteriormente a la publicación del citado artículo, en la campaña arqueológica 2006 descubrieron el pilar 27, con un saurio en altorrelieve:
Y el pilar 43, con varios buitres leonados y otras figuras, que representarían la caída de los restos de un cometa según varios científicos de la Universidad de Edimburgo, cataclismo que habría tenido lugar hace 12.950 años en Quebec (Canadá), interrumpiendo repentinamente una fase de calentamiento, provocando una pequeña edad de hielo en el período Dryas Reciente, según puede leerse en una noticia del periódico The Telegraph del 21 de abril de 2017. Es una teoría rebatida por otros científicos que aducen que no hay pruebas concluyentes a su favor y que hay otros motivos que pudieron provocar esa pequeña edad de hielo, como la reducción o parada total de la circulación termohalina del Atlántico Norte debido a un flujo repentino de agua dulce procedente de un gran lago glaciar que vertía al Atlántico norteamericano. Sin embargo, en los últimos años se ha encontrado platino en muchos estratos al inicio del Dryas Reciente en EEUU, lo que sostiene la posibilidad de un cataclismo provocado por un cometa.
En cualquier caso, interpretar las pinturas, grabados y bajorrelieves prehistóricos, es una labor que han hecho muchos expertos y de las formas más dispares. A mi juicio es un ejercicio muy atrevido interpretar los bajorrelieves de este y otros pilares de Göbekli Tepe como constelaciones astronómicas, siguiendo la explicación de Martin B. Sweatman y Dimitrios Tsikritsis en su artículo "Decoding Göbekli Tepe with archaeoastronomy: What does the fox say?", publicado en 2017 en el volumen 17 de la revista Mediterranean Archaeology and Archaeometry.