8 de enero de 2020

Sobre el crecimiento del roble del país

Las pasadas navidades un amigo experto en árboles me llamó inesperadamente por teléfono y me preguntó directamente sobre qué edad pensaba yo que podía tener un roble del país (Quercus robur) de 65 centímetros de diámetro. Después de pensarlo un poco, le contesté que unos 130 años. Él me dijo que quería enseñarme un ejemplar que tenía ese diámetro, pero sólo 33 años. Unos días después fuimos juntos a verlo y medirlo. El ejemplar es, efectivamente, un roble del país sin ningún signo de hibridación. El ejemplar nació de una bellota traída de un rodal de Saint Jean Pied de Port, en el territorio histórico vascofrancés de la Baja Navarra. Sembró la bellota en el año 1986, por lo que en la actualidad tiene 33 años. Medimos su diámetro con precisión: 68 centímetros. Mi amigo está convencido de que el roble del país está considerada una especie de crecimiento lento de manera injusta. Piensa que tantos siglos de selección negativa, escogiendo siempre los mejores árboles para ser talados y construir naves o caseríos, ha provocado que los robles del país sean unos árboles con una genética peor que la que tendría si no hubiera tenido que soportar esa selección negativa. Mi amigo, cuando vio aquel rodal de grandes y rectos robles de Saint Jean Pied de Port y sus enormes bellotas pensó en plantarlas en Bizkaia. Así lo hizo. El único ejemplar que ha llegado hasta nuestros días es el de la fotografía, pero hasta hace pocos años hubo otro aún de mayor diámetro. Las bellotas que produce el árbol superviviente son realmente extraordinarias, por grosor y, sobre todo, longitud. Me vienen a la memoria dos anécdotas al respecto del roble del país. La primera, que aunque hay pocos rodales de roble del país que se exploten en el País Vasco, algunos sí que hay, por ejemplo en el municipio de Urkabustaiz (Álava). Una vez que hablé con su guarda de montes le pregunté por el destino de una tala de grandes árboles que había visto que se estaba realizando. Me quedé estupefacto: eran para hacer leña; no había nadie que comprara su valiosa madera. Y la segunda, recuerdo que hace unos 20 años, cuando comencé a trabajar como agente forestal, visité la lujosa casa de los padres de una amiga de mi mujer, por cierto, muy cerca de donde se encuentra este gran roble. Habían reformado un enorme chalet comprado de segunda mano. Entre los elementos de la reforma me llamó la atención una preciosa escalera que subía de la planta baja a la primera planta. Me atreví a decir que era de roble, aunque no estaba seguro del todo. Me dijeron que así era. Y me atreví a preguntar por su precio y me dijeron que 4 millones de pesetas (24.000 euros). Unos días después le dijimos a un familiar cuál había sido el precio de la escalera y nos dijo que por ese dinero él habría puesto un ascensor. En fin, que es muy posible que tengamos muchos prejuicios sobre el crecimiento del roble del país, sin que existan datos que avalen ese supuesto lento crecimiento. Y, sobre todo, que parece probable que un trabajo de selección como el que se realiza habitualmente con otras especies de árboles, pueda obtener robles del país de mayor crecimiento. En esta fotografía, mi amigo junto al roble que plantó cuando era joven, hace 33 años.

5 comentarios:

Unknown dijo...

Muy interesante. habrá que hacer repoblaciones con bellotas traídas de allí!
Saludos camperos!

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Me dice mi amigo experto en árboles:

"Muy bien gracias. Quizá haría alguna aportación.

No crece mucho por arte de magia sino porque su periodo vegetativo es muy largo inicio marzo caida de hojas a fines de noviembre (la foto es de 1 de noviembre). Aparte su fisiología es muy adaptativa tanto derecho como achaparrado curvado...teniendo un chorro de luz por algún sitio por ahí saldrá, lo que posiblemente será la única especia forestal de gran porte europea con esa cualidad

El clima de bizkaia es dulce como lo atestiguan los eucaliptos y el poderoso sistema radicla profundo y pivotante del roble le asegura las exigencias en humedad edáfica

El roble es el icono del ecosistema del roble prolífico en especies vegetales y animales e icono de Bizkaia.

Este ejemplar debería ser catalogado como singular y ser protegido como testigo de que crecimiento del roble, con buen origen y genética, ( no de origen no se sabe donde )y selvicultura adecuada ( que no se hace) puede hasta triplicar el que se ve, pues este ejemplar tiene anillos de 1 cm de media a los 33 años."

gabirel dijo...

El sábado 11 de enero coincidí contigo en la isla de la Virgen del Mar, viendo a los escribanos nivales, cuando dabas datos de las plantas que estaban comiendo, me imagine que serías Biólogo....lo que no me imaginé, es el andar por estos senderos de la naturaleza y tu conocimiento sobre ellas......El sábado conocí dos cosas importantes uno los escribanos nivales y otro vosotros.....mucho gusto en conoceros un poco el otro día y ya estoy viendo algún blog........y me dejas sorprendido....
un abrazo
gabirel

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Hasta la próxima vez Gabirel.

Anónimo dijo...

Extremadamente interesante. Desde pequeño me han obsesionado los robles.
Cuando veo un roble veterano y por eso superviviente pienso en como seria España, UK, Francia.. si hubiéramos tenido la sensibilidad de permitir vivir a algunos más. También me pregunto que legado dejaremos a las generaciones venideras. El roble seguro que no. En mis sueños me imagino que las pasturas verdes del norte de España podrían ser dehesas con robles majestuosos. Qué maravilloso! Sería eso posible? Como se podría hacer para proteger a los robles aislados del ganado? Qué pensarian los pastores?

Saludos.