12 de marzo de 2018

Eucalyptus nitens

Eucalyptus nitens en un árbol originario del sureste de Australia. Antes de la frucitificación, se distingue de su congénere Eucalyptus globulus por su mala poda natural y el escaso olor de sus hojas estrujadas entre los dedos, que no son pringosas ni tienen tono azulado. Su madera es menos pesada y blanca que la de Eucalyptus globulus y de fibra más corta, por lo que es menos apreciada por las empresas papeleras, algunas de la cuales la rechazan, mientras otras la aceptan en pequeños porcentajes.
Se plantan Eucalyptus nitens allí donde algunos inviernos son demasiados fríos para Eucalyptus globulus, provocando mortandades masivas de pies, sobre todo entre los más jóvenes, como sucedió en febrero de 2005. Eucalyptus nitens, en cambio, soporta perfectamente estos inviernos fríos, tan dañinos para su congénere. Si en los municipios costeros la cercanía del mar amortigua las bajas temperaturas que pueden alcanzarse durante el invierno, en el interior de Bizkaia se planta Eucalyptus nitens

En Bizkaia, al contrario de lo que puede leerse en algunos manuales de silvicultura, algunas plantaciones de Eucalyptus nitens alcanzan una producción de madera similar a la de Eucalyptus globulus y también rebrota de cepa prácticamente en su totalidad tras la primera y segunda cortas.
Los requisitos de las empresas papeleras son los que están limitando la generalización de Eucalyptus nitens como especie forestal en el País Vasco, por lo que, en principio, no es una amenaza grave para las montañas y el interior del País Vasco. 
Se aprecia que las hojas de esta especie de eucalipto no tienen el color azulado característico de las de Eucalyptus globulus.
En este ejemplar se aprecia lo mala que es la poda natural de esta especie de eucalipto. Tomé estas fotografías cerca de Mendiola, municipio de Orozko (Bizkaia) el 7 de marzo de 2018.

No hay comentarios: