2 de junio de 2017

Lución

El Lución (Anguis fragilis) es común en la campiña vasca, Tambiés es frecuente en los robledales atlánticos, mientras que resulta escaso en el resto de los hábitats. Raramente supera los 1.000 metros de altitud. Tomé esta fotografía de una hembra cerca de Usabel, municipio de Orozko (Bizkaia) el 21 de abril de 2010.
El Lución es un animal completamente inofensivo, de actividad crepuscular, aunque también es activo durante los días nublados y húmedos, ya que es una especie bastante higrófila. Sin embargo, se calienta al sol entre la vegetación tras el amanecer. Tras buscar alimento en las primeras horas, se refugia bajo piedras y troncos caídos. Se alimenta principalmente de lombrices de tierra y babosas. Las hembras son ovovivíparas. Es decir, que los huevos se desarrollan y eclosionan dentro de su cuerpo y luego pare las crías hacia principios del mes de septiembre. En la fotografía, el mismo ejemplar que el de la fotografía anterior. Las hembras suelen presentar unas bandas oscuras en los costados, que faltan en los machos.
En los machos faltan las bandas laterales oscuras. Los luciones, como las lagartijas y al contrario que las culebras, tienen párpados y varias hileras de escamas ventrales. También es capaz de desprenderse de la cola cuando es capturado.
Los luciones pasan bastante desapercibidos gracias a sus hábitos discretos, a pesar de ser los reptiles más comunes en el País Vaso tras la Lagartija roquera.

No hay comentarios: