29 de septiembre de 2013

Aconitum napellus y su principal amenaza

El 31 de agosto de 2013 volví a visitar las plantas de Aconitum napellus que ya fotografié el 25 de junio. En esta ocasión los tallos tenían flores a punto de abrirse.
Sin embargo, el 22 de septiembre encontré que los tallos florales de varias plantas estaban cortados a media altura como puede verse en las fotografías superior e inferior.
La única población de esta especie en el Macizo del Gorbeia y en Bizkaia había sufrido el ramoneo de las cabras, aunque en ese momento no había ninguna en el lugar. Son varios los rebaños de cabras que pacen al pie del Biotopo Protegido de Itxina.
 Los tallos cortados estaban al pie de los tallos seccionados, junto a excrementos de cabra.
Afortunadamente, no todos los tallos florales corrieron la misma suerte y los supervivientes se encontraban en plena floración.
Localización de la población en la pared de Itzina vista desde el pueblo de Urigoiti, municipio de Orozko (Bizkaia).
Detalle de la localización de la única población conocida de Aconitum napellus en Bizkaia.

Postdata
En la página 122 del libro "Vegetación de la Comunidad Autónoma del País Vasco", publicado en el año 1988 por el Servicio de Publicaciones del Gobierno Vasco, en referencia al "Complejo de comunidades de roquedos calizos y lapiaces" de las "Montañas septentrionales" puede leerse:
"Las agrupaciones comentadas, poco alteradas, constituyen la vegetación permanente de estos medios. Los rebaños de cabras en estado de semilibertad que se ven con alguna frecuencia por los cresteríos calizos tienen una incidencia negativa en la conservación de la flora, dada su aptitud para estos terrenos y el mordisqueo continuo sobre las plantas, algunas muy raras en todo el País y refugiadas en contados enclaves de estos macizos. Valga como ejemplo lo que acontece con las poblaciones de Aconitum variegatum subsp. pyrenaicum localizadas en la umbría de Sierra Aralar. Durante los últimos años, las cabras que recorren los pasillos y repisas anchas al pie de los cantiles, desmochan casi todos los brotes de este endemismo, llegando a florecer sólo una mínima parte de los mismos, aquellos que se encuentran en los lugares más inaccesibles."

4 comentarios:

alberto dijo...

Una historia preciosa, Zorionak! sigo tu blog desde Gipuzkoa con mucho interés. Animo

Javier Aizcorbe dijo...

Me quedo bastante sorprendido con que algún animal se alimente de esta planta con el potencial veneno que tiene.

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Hola Javier:

Las cabras no se alimentan de esta planta. Simplemente, las cortan. Recuerdo que un naturalista lebaniego muy observador (Gonzalo Gómez Casares) ya me advirtió de esta costumbre tan cabruna de cortar todas las plantas que no conocen y son escasas, lo que hace que el ganado caprino sea la principal amenaza para la flora rara y amenazada.

Javier Peral Aguirregoitia dijo...

Interesante Juan Manuel. Yo te sigo desde Bilbao. Gran trabajo.