14 de noviembre de 2011

Hayedo de Sintzieta en otoño

En la cabecera del barranco de Sintzieta se encuentra el mayor hayedo del municipio de Orozko (Bizkaia). Son unas 50 hectáreas de hayas trasmochas a las que se les han unido en las últimas décadas jóvenes hayas bravas. Los hayedos trasmochos se generaron en un pasado no muy lejano, cuando las hayas jóvenes se trasmochaban a una altura de unos 2 ó 3 metros de altura para aprovechar su madera y leña. A partir de ese momento se dejaban crecer las ramas que nacían de la horquilla y se iban cortando cuando alcanzaban los tamaños deseados.
Las leñas generadas por el hayedo trasmocho se transformaban en carbón vegetal in situ en las carboneras, en uso hasta el siglo pasado. Muchas de las carboneras son pequeñas, de unos 5 metros de diámetro; otras, como la de la fotografía, son bastante mayores: de unos 8 metros de diámetro. Son explanadas circulares que en los hayedos sin zonas llanas se hacía necesario construir un muro de piedra para conseguir generar la zona llana imprescindible para la carbonera.
El resultado del carboneo es el hayedo trasmocho. Como muestra, estas dos hayas trasmochas. Estos árboles en forma de candelabro son muy apreciados por su valor etnológico y cultural, pero su valor natural es inferior al de las hayas bravas, ya que las oquedades naturales generadas en las horquillas apenas son empleadas por la fauna y las ramas generadas por encima de la horquilla acaban por desgajarse del tronco antes de que adquieran el porte que requieren para que pudieran ser del gusto de los Picamaderos negro, los murciélagos forestales y otras especies de fauna amenazada.
Algunas de las hayas se asientan sobre suelos rocosos o en zonas sujetas a erosión. Como resultado, encontramos en Sintzieta hayas como esta, que dejan a la vista, sobre la superficie del suelo, parte de sus retorcidas raíces.
En la cabecera del barranco de Sintzieta hay múltiples arroyos, como el de la fotografía, que se van uniendo muy cerca de su nacimiento. Aquí se reproducen las salamandras comunes.
El hayedo de Sintzieta tiene como fondo los farallones calizos del Macizo de Itzina. Como quedamos de acuerdo Javier Ruiz Ochoa, compañero de trabajo, y yo mismo, es muy difícil plasmar en fotografías la belleza del paisaje de este bosque otoñal, con sus tonos rojizos, los grises de la roca caliza y esos juegos de luces y sombras que se encienden y se apagan con el paso de las nubes por delante del Sol. 
En las laderas vertiginosas del Macizo de Itzina también prosperan las hayas sobre el roquedo calizo y casi desnudo. Sin embargo, el hayedo de Sintzieta se asienta mayoritariamente sobre los suelos silíceos de las areniscas de la ladera norte del monte Oderiaga.

No hay comentarios: