23 de septiembre de 2011

Plantaciones de eucaliptos en el País Vasco

El objetivo del sector forestal en Bizkaia ha sido obtener productos maderables, por lo que la gestión se ha limitado a asegurar la persistencia del recurso, sin tener en cuenta la preservación del ecosistema en su conjunto y favoreciendo al máximo la simplificación biológica. La fauna silvestre solo se ha considerado cuando algunos ungulados, como el Corzo (Capreolus capreolus), causan daños al arbolado. Incluso la flora silvestre se percibe como un problema, debido a los gastos que acarrea el desbroce de argomas, brezos y helechos. En la fotografía, un pollo casi volandero de Azor común (Accipiter gentilis) en su nido un 15 de junio, construido en uno de los árboles de una plantación de Pino de Monterrey (Pinus radiata).
Sin embargo, la explotación maderera no ha impedido que se mantengan poblaciones animales y vegetales relativamente naturales y cuya conservación debería contemplarse en los planes de gestión forestal, sobre todo en el caso de las especies catalogadas como amenazadas. De hecho, es posible armonizar los tratamientos forestales con los requerimientos ecológicos de la fauna silvestre mediante actuaciones de bajo coste que permiten mejorar sus hábitats de alimentación, reproducción y refugio. Así, la biodiversidad debe tenerse en cuenta como criterio de conservación y no limitarse a ser el resultado pasivo de decisiones tomadas con fines productivos. Un campo novedoso y relativamente complejo que requiere determinar las necesidades de hábitat de las especies afectadas y su análisis a una escala espacial y temporal adecuada. En la fotografía, de un 28 de noviembre, una plantación de eucaliptos de medio año.
Las plantaciones emprendidas en Bizkaia durante la última década han estado protagonizadas por los eucaliptos, cuyo turno de corta es bastante más breve que el del Pino de Monterrey. Además, los eucaliptos permiten de cuatro a cinco talas tras su plantación, ya que rebrotan de cepa. Por otro lado, mientras que el precio de la madera de eucalipto se ha mantenido o incluso ha aumentado ligeramente en la última década, la de pino ha perdido valor. En la fotografía, una plantación de eucaliptos un 12 de agosto, después de un desbroce por filas, para evitar la competencia con el Helecho común (Pteridium aquilinum).
El sector de pasta y papel cuenta con 20 plantas pastero-papeleras en el País Vasco, localizadas principalmente en Gipuzkoa y, en menor medida, en Bizkaia. Producen 1.412.448 toneladas, mantienen el empleo directo de más de 2.500 personas y el indirecto de unas 5.000. Este sector supone un 3% del Producto Interior Bruto de la Comunidad Autónoma del País Vasco. Para más información, pinchad aquí. En la fotografía, eucaliptos rebrotando de cepa un 5 de septiembre, después de una tala.
Según los datos del último Inventario Forestal de la Comunidad Autónoma del País Vasco (2005), de las 396.701 hectáreas del territorio, 13.023 son de eucaliptos, correspondiendo 12.588 al Territorio Histórico de Bizkaia, en donde su superficie ha aumentado un 23,52% desde el año 1996, cuando eran 10.191 las hectáreas ocupadas por eucaliptos. En la fotografía, desbroce y selección de brotes de una plantación de Eucalyptus globulus un 23 de junio. Debajo de la pista se ve el aspecto del monte antes de dicho trabajo forestal.
En Bizkaia, después del Pino de Monterrey, que ocupa 72.674 hectáreas, el eucalipto Eucalyptus globulus es la especie que ocupa mayor superficie (9.338 hectáreas). Además, mientras que la superficie ocupada por el Pino de Monterrey ha disminuido en 7.052 hectáreas entre los años 1996 y 2005, la de eucaliptos ha aumentado en 2.397 hectáreas. En la fotografía, de un 5 de marzo, eucaliptos doblados por el peso de la nieve.
En 20 de los 111 municipios vizcaínos ocupan el mayor porcentaje de su superficie forestal. Destacan los municipios costeros de Lemoiz, Bermeo, Maruri-Jatabe, Mungia, Bakio y Muskiz, que suman un total de 4.040 hectáreas, lo que equivale a un tercio del total de la superficie ocupada por eucaliptos en Bizkaia. En la fotografía, del mismo día que la anterior, eucaliptos rotos por el peso de la nieve.En los municipios costeros de Bizkaia algunos inviernos son demasiado fríos (por ejemplo el del 2005-2006) para Eucalyptus globulus, provocando mortandades masivas de pies, sobre todo entre los más jóvenes. Eucalyptus nitens, en cambio, soporta perfectamente estos inviernos fríos, tan dañinos para su congénere. En el País Vasco los municipios con mayor número de hectáreas plantadas con esta última especie son los vizcaínos de Karrantza (294 hectáreas) y Artzentales (270 hectáreas). En la fotografía, tomada un 15 de abril, aspecto de una plantación de Eucalyptus globulus tras las heladas de febrero de 2005.
En Orozko, por ejemplo, hay 8 hectáreas de E. globulus y 87 de E. nitens. Lejos de los municipios costeros, donde la cercanía del mar amortigua las bajas temperaturas que pueden alcanzarse durante el invierno, E. nitens es el eucalipto más plantado por los particulares. En Bizkaia, al contrario de lo que puede leerse en algunos manuales de silvicultura, E. nitens alcanza una producción de madera similar a la de E. globulus y también rebrota de cepa prácticamente en su totalidad tras la primera y segunda cortas. En la fotografía, aspecto de una plantación de eucaliptos un 1 de julio tras un incendio.
Los requisitos de las empresas papeleras son los que están limitando la generalización de E. nitens como especie forestal en el País Vasco. Las papeleras actualmente rechazan la madera de E. nitens por ser de fibras más cortas y color menos blanco que las de E. globulus, por lo que, en principio, no tienen mucho futuro y no son una grave amenaza para las montañas y el interior del País Vasco. Sin embargo, en algunas papeleras aceptan una carga de madera de E. nitens por cada cuatro o cinco de E. globulus. En la fotografía, tomada un 25 de agosto, aspecto de una plantación de Eucalyptus nitens.
El aprovechamiento forestal de los eucaliptos presenta las particularidades de estar muy mecanizado actualmente mediante "procesadoras" y por prescindir del uso del tractor forestal o "arrastrador". Este tipo de aprovechamiento forestal con "procesadoras" es más nocivo, ya que requiere una distancia entre pistas no mayor de 30 metros, cuando en el caso de los pinos es de aproximadamente el doble. En la fotografía, aspecto de una plantación de eucaliptos un 1 de agosto tras su tala y saca.
Las talas de las parcelas plantadas con eucaliptos generan un volumen similar de madera y restos forestales (corteza y ramas). Hasta hace poco tiempo, la práctica habitual era la de quemar sobre el terreno estos restos forestales, con el consiguiente peligro de provocar incendios que afecten a las parcelas aledañas, aparte de liberar a la atmósfera el dióxido de carbono que retienen y derrochar una biomasa susceptible de enriquecer los suelos sobre los que queda tras su descomposición o de producir energía mediante su combustión. En la fotografía, aspecto de una parcela de eucaliptos un 14 de junio, tras la tala, descortezado y tronzado de una "procesadora".
Actualmente y desde el año 2005, aún de forma minoritaria, la recogida de estos restos forestales se realiza gracias a una máquina empacadora costosa y específica para, posteriormente, ser transportados a la papelera de Aranguren (municipio de Zalla), donde se queman en caldera. En la fotografía, parque de madera de eucalipto un 27 de junio.
La construcción de la planta de biomasa de Reocín (Cantabria) se finalizó en el año 2011, pero en enero de 2013 aún no había comenzado a funcionar. La entidad pública Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía (MARE) participó en su financiación. Esta planta de producción de energía quemará las cortezas y ramas generadas durante los aprovechamientos forestales de eucaliptos de Cantabria y, quizás, territorios limítrofes como el de Bizkaia. En la fotografía, apilado de restos de corta mediante "bulldozer" un 18 de noviembre.
Hace más una década varios ornitólogos, algunos de ellos ahora de prestigio internacional, analizaron cómo afectaban las plantaciones forestales a las aves en la vertiente cantábrica del País Vasco, concluyendo que eran incapaces de acoger a las especies que necesitan arbolado maduro y que las plantaciones de eucaliptos eran mucho más pobres en número de especies (casi la mitad) y en densidad total de aves (alrededor de un tercio) que las de Pino de Monterrey. En Cantabria y Bizkaia, a pesar de que en algunos municipios costeros la superficie ocupada por los eucaliptos es mayor que la ocupada por pinos, la mayoría de los grandes nidos de aves rapaces forestales se encontraron en estos últimos. En la fotografía, nido y pollo volandero de Busardo ratonero (Buteo buteo) en una plantación de Pino de Monterrey un 18 de junio.
Los turnos de corta tan breves empleados en el caso de los eucaliptos provocan que no lleguen a desarrollar ramas capaces de soportar el peso de los nidos de Azor común, el Abejero europeo y el Busardo ratonero. Tampoco es habitual que las Cornejas negras (Corvus corone), principales constructoras de las plataformas que emplean los Alcotanes europeos (Falco subbuteo) para nidificar en el País Vasco, instalen sus nidos en los eucaliptos. En la fotografía, nido de Abejero europeo (Pernis apivorus) en una plantación de Pino marítimo (Pinus pinaster) un 19 de agosto.En comparación con los troncos y ramas rígidas de todos los pinos y el resto de las coníferas, los troncos de los eucaliptos son extremadamente flexibles y con el viento cimbrean de tal manera que a menudo se caen los huevos del nido o incluso toda su estructura. Por otra parte, no parece que la plaga del gorgojo Gonipterus scutellatus sea aprovechada por ninguna ave insectívora. Quizás sea debido a que su introducción es muy reciente: dentro de territorio español, se localizó por primera vez en Pontevedra en 1991, encontrándose en Bizkaia en 1997. En la actualidad este coleóptero es muy abundante en las plantaciones de eucalipto de Bizkaia. En la fotografía, un nido de Azor común con pollos en una plantación de Pino de Monterrey un 20 de junio.Las plantaciones forestales de eucaliptos son mucho más pobres en diversidad y abundancia avifaunística que los pinos y otras coníferas, y apenas acogen especies amenazadas. En el caso de las aves rapaces diurnas forestales, no parece que los eucaliptos sean susceptibles de sustituir a los pinos como sustrato de nidificación, ya que los turnos de corta tan cortos empleados con el eucalipto impiden la formación de ramas que puedan soportar el peso de la estructura de los nidos de Abejero europeo, Azor común y Busardo ratonero. Para más información, véase el informe de Greenpeace referido al conjunto de España y Portugal, o el capítulo del País Vasco, que redacté yo. En la fotografía, pollos ya casi volanderos de Azor común en una plantación de Pino de Monterrey un 15 de junio.

3 comentarios:

Javier Aizcorbe dijo...

Tremendo error si el eucalipto se propaga por el Pais Vasco. Que vengan a nuestra región y aprendan lo que es un "bosque muerto", tipo de bosque que aquí abunda : el de eucalipto. Espero que hagáis lo mismo que con los eólicos y etos "proyectos" de eucalipto no salgan adelante.

elcamperoinquieto.com dijo...

Que asco de eucalipto....si bastante poco me gustan los montes de euskadi en general por esos pinos, con los hayedos y robles que habraia antes....
Aunque mejor pino que eucalipto como bien expones!
Saludos camperos.

Anónimo dijo...

Muy buen artículo Juan Manuel, enhorabuena, es difícil encontrar información tan completa y pedagógica sobre lo que suponen los eucaliptales para nuestros bosques. Yo soy del interior de Gipuzkoa, y aquí también se empiezan a ver desde hace unos años cada vez más plantaciones de eucaliptos sustituyendo a antiguos pinares. El efecto puede ser devastador, ya veremos si la tendencia se detiene. Lo que está claro es que el propietario de tierras va a buscar la rentabilidad.