9 de enero de 2019

Chocha perdiz, invernada y mortalidad por la caza

La Chocha perdiz (Scolopax rusticola) en el País Vasco es principalmente una especie migrante e invernante que sufre una intensa mortalidad por la caza según han revelado dos artículos científicos recientemente publicados. José Luis Guzmán, Jesús Caro y Beatriz Arroyo publicaron en el año 2017 el artículo "Factors influencing mobility and survival of Eurasian Woodcock wintering in Spain" en la revista Avian Conservation and Ecology. Estudiaron la tasa de superviviencia invernal mediante el radio seguimiento de 13 ejemplares en el invierno 2008/2009 en tres valles navarros, 17 en el invierno 2009/2010 en los municipios alaveses de Kuartango y Zuia y 21 en el invierno 2010/11 en los mismos municipios. Distinguieron dos tipos de vuelo:
  • Vuelos habituales, entre los refugios diurnos y los lugares de alimentación nocturnos.
  • Vuelos de escape durante los períodos muy fríos.
Las distancias de los vuelos habituales se estimaron en 961,5 ± 1041,9 m, y las variaciones se explicaron principalmente por la edad y la temperatura:
  • Eran más cortas en los períodos más fríos.
  • Eran más cortas en las aves de primer invierno.
Hubo tres períodos muy fríos en el invierno 2009/2010, cuando el 80% de los ejemplares monitoreados realizaron vuelos de escape a más de 20 km y regresaron a su anterior lugar de invernada cuando terminaron los efectos de los períodos más fríos (aproximadamente 8 días después). De los ejemplares estudiados, el 54,9% sobrevivió al invierno. La causa más frecuente de su muerte fue la caza, que afectó principalmente a las aves de primer invierno. La supervivencia de las aves fue menor en las áreas con más días de caza por semana (Navarra). 
En diciembre de 2018 aceptaron para su publicación en la revista Journal of Ornithology el artículo "Survival probabilities of wintering Eurasian Woodcocks Scolopax rusticola in northern Spain reveal a direct link with hunting regimes" de Nerea Prieto, Giacomo Tavecchia, Ibon Telletxea, Rubén Ibáñez, Fermín Ansorregi, Aitor Galdos, Aitzol Urruzola, Ixtoan Iriarte y Juan Arizaga. Tras anillar 1456 ejemplares en Álava (45%) y Gipuzkoa (55%), analizaron los datos de 150 recapturas de 64 ejemplares vueltos a atrapar vivos y de 290 ejemplares muertos, 284 por caza y 6 por causas desconocidas entre los años 2009 y 2015. Con un número de licencias de caza por día de caza similar en Álava (3 días semanales para 7.000-8.000 licencias de caza) y Gipuzkoa (7 días semanales para 17.000-18.000 licencias de caza), la supervivencia anual media se estimó en el 37% en Gipuzkoa y el 56% en Álava. Si asumimos que esta diferencia solo se debió al período más largo de exposición a la caza, la mortalidad se incrementó en cerca de un 10% por día semanal adicional de caza. También encontraron que en Álava disminuyó la supervivencia en la temporada más fría.

1 comentario:

Naturkon Gipuzkoa dijo...

Las implicaciones de gestión son obvias.

Ya en abril de 2012 Naturkon Gipuzkoa puso de manifiesto ante la Diputación de Gipuzkoa, mediante un documento ad hoc (páginas 9 y 28), que esta especie sufría en Gipuzkoa la más alta presión de caza de todo el occidente europeo y que urgía, como primera medida, reducir el número de días hábiles a la semana y equipararnos a los territorios circundantes. Una tal presión debía necesariamente tener implicaciones negativas en la conservación de la especie.

En el Consejo de Caza de Gipuzkoa de 2016, el representante de Aranzadi adelantó las conclusiones que se iban perfilando en el estudio ahora publicado, que entonces se hallaba aún en realización. Otro tanto sucedió en el Consejo de Caza de 2018. Diputación, como quien oye llover.

En Naturkon nos congratulamos de que un hecho que señalamos como real y grave hace siete años encuentre un respaldo científico tan rotundo. A la vista de los resultados de este estudio y teniendo en cuenta la reciente sentencia del Tribunal Supremo, según la cual no cabe permitir cazar especies en situación de declive poblacional sin estudiar antes científicamente la situación y aplicar las recomendaciones de gestión derivadas de dichos estudios científicos, estimamos inaplazable un cambio en el actual modelo de gestión de la especie en Gipuzkoa, que contemple como mínimo las siguientes medidas:

1.- Reducción del número de días hábiles a la semana de los siete actuales a tres.

2.- Retraso de 30 minutos en el horario de apertura matinal, para evitar la caza de becada a la espera camuflada de caza de zorzales y paloma. El horario actual no tiene otro objeto que dificultar el trabajo de los guardas.

3.- Anular la prórroga de la temporada establecida hace diez años y se vuelva a cerrar en la fecha tradicional general: el 31 de enero.

Son asimismo deseables medidas adicionales en lo que hace a la caza de la becada, como no permitir perrear esta especie una vez cerrada la temporada, dado que la entrada en celo es inmediata, desterrar el empleo de zumbadores con localizador, limitar el número de perros por escopeta…

Naturkon reclama a la Diputación Foral de Gipuzkoa que cumpla la sentencia del Tribunal Supremo, tome en consideración las conclusiones obtenidas en el estudio de Aranzadi y el CCBP, y adopte las modificaciones que proponemos.


Nota: el dossier sobre caza que presentó Naturkon a la DFG en 2012 puede consultarse aquí:

https://issuu.com/home/published/iii_txostena_gipuzkoa_caza