6 de septiembre de 2017

Las abejas domésticas perjudican a los polinizadores silvestres y a las plantas silvestres que polinizan al sustituirlos

El 31 de julio de 2017 Ainhoa Magrach, Juan P. González-Varo, Mathieu Boiffier, Monsterrat Vilà e Ignasi Bartomeus publicaron en la revista Nature Ecology & Evolution el artículo "Honeybee spillover reshuffles pollinator diets and affects plant reproductive success", que añade nuevas evidencias sobre que la apicultura puede llegar a ser una amenaza para los ecosistemas, como ya explicamos en "La apicultura, sus problemas y los polinizadores silvestres".
He traducido su "Abstract" de la siguiente manera:

"Durante las últimas décadas, el número de abejas domésticas ha aumentado a nivel mundial. Las abejas manejadas se utilizan particularmente en cultivos de floración masiva y, a menudo, se dispersan hacia los hábitats naturales adyacentes después de la floración del cultivo. Aquí, mostramos el impacto que la dispersión de abejas tiene sobre las comunidades silvestres de plantas y animales en bosques ricos en flores a través de cambios en la estructura de la red de polinizadores de plantas, que se traduce en un efecto negativo directo en el éxito reproductivo de una planta silvestre dominante. La dispersión de la abeja doméstica conduce a un reensamblaje de las interacciones entre la planta y el polinizador a través de la competición creciente con otras especies del polinizadores. Además, la preferencia de las abejas domésticas por las especies de plantas más abundantes reduce su conjunto de semillas, debido a que las altas tasas de visitación de las abejas impiden el crecimiento del tubo polínico. Por lo tanto, nuestro estudio requiere una comprensión adecuada de los compromisos entre proporcionar servicios de polinización a los cultivos y los efectos que los abejas domésticas podrían tener sobre las plantas silvestres y los polinizadores silvestres.

Las tierras de cultivo han aumentado alrededor de un 25% en el último medio siglo, particularmente en cultivos que dependen en cierta medida de los polinizadores. Esto ha sido acompañado por un aumento del 45% en las poblaciones del principal polinizador de cultivos, la abeja doméstica (Apis mellifera L.). En la actualidad, las abejas domésticas son el polinizador de cultivos más importante en todo el mundo, particularmente utilizadas en cultivos de floración masiva (es decir, cultivos altamente productivos que florecen intensamente durante breves períodos). En este contexto, y después de que las flores de los cultivos han desaparecido, las abejas a menudo se dispersan hacia los hábitats naturales adyacentes en busca de recursos florales. Aunque tal aumento en la abundancia de este polinizador generalista podría ser beneficioso para algunas plantas silvestres, ocasionalmente hay una relación saturante entre la tasa de visitación de polinizadores y la producción de frutos, con un umbral por encima del cual más visitas no dan mayor éxito o incluso pueden conducir a una disminución en la producción de frutos. Esto podría ocurrir si, por ejemplo, el exceso de polen impide el desarrollo del tubo polínico.
Además de los efectos sobre el éxito reproductivo de las plantas silvestres, el aumento repentino de la abundancia de abejas domésticas también podría afectar a otras especies polinizadoras a través de la competencia directa por los recursos florales (polen y néctar). Esta competencia es particularmente evidente en los paisajes agrícolas simplificados, donde los diversos recursos florales se limitan a los hábitats naturales o seminaturales. La competencia por los recursos en estos sitios puede tener implicaciones en el éxito reproductivo de muchas especies polinizadoras. De hecho, aunque la abeja doméstica se percibe como una especie generalista debido a su capacidad para alimentarse de muchos recursos florales, en la escala local tiende a centrarse en las flores de las especies más abundantes. Esto, unido a su capacidad para comunicar la ubicación de las áreas ricas en flores al resto de su colonia, hace que las abejas domésticas sean altamente eficientes en la recogida de polen y néctar, y compitan con otras especies polinizadoras, que podrían ser obligadas a cambiar sus dietas hacia especies menos rentables o recursos escasos. Estos cambios en las dietas de los polinizadores no sólo tendrían consecuencias en la dinámica poblacional de los polinizadores, sino también en el éxito reproductivo de las plantas.

Investigaciones recientes en el sur de España han mostrado una fuerte dispersión de abejas domésticas procedentes de plantaciones de naranjos (un cultivo de floración en masa muy relevante que ocupa más de 150.000 hectáreas) a bosques adyacentes después de la floración de los naranjos. Este hallazgo es particularmente significativo en el caso de España, que es también uno de los países productores de miel que ha visto aumentar drásticamente sus existencias de abejas domésticas, más que triplicándose desde los años sesenta. Este sistema de estudio proporciona la situación perfecta para probar los efectos de la sustitución de las especies de polinizadores silvestres por abejas domésticas, que alteran las redes asociadas de polinizadores de plantas y, en consecuencia, el éxito reproductivo de las plantas silvestres. Para ello, se estudiaron paisajes con cobertura alta y baja de naranjos durante y después de la floración del naranjo para investigar específicamente cómo la cobertura de la cosecha de flores en masa y la dispersión de abejas asociada que sigue a la floración del cultivo afectaron a las comunidades silvestres de plantas y animales. En particular, nuestro estudio tiene como objetivo evaluar si la dispersión de abejas domésticas 1) provocó una mayor competencia con otras especies polinizadoras por los recursos florales, 2) condujo a un reensamblaje de las redes de interacción entre plantas y polinizadores a través de cambios en la identidad de las especies de plantas visitadas por los polinizadores, y (3) el éxito reproductivo de las plantas silvestres afectadas. Encontramos que el aumento de la abundancia de abejas domésticas en bosques rodeados por una cubierta de arboleda elevada aumenta la competencia aparente entre abejas domésticas y polinizadores silvestres y modifica la estructura de la red de polinizadores de plantas, monopolizando las visitas a las especies de plantas más abundantes y cambiando las dietas de los polinizadores silvestres. Estas visitas persistentes de abejas domésticas a las especies de plantas más abundantes finalmente dan lugar a una disminución del número de semillas que producen estas especies."

1 comentario:

Guillermo García-Saúco dijo...

Qué curioso... Gracias por compartirlo.
Saludos.