30 de mayo de 2016

La niebla llega a Itzina

Bastantes días al año la niebla espesa cubre el Macizo del Gorbeia. A veces nos puede sorprender su llegada y en poco más de un minuto puede envolvernos sin apenas darnos cuenta. En los tres vídeos siguientes, grabados el 30 de mayo de 2016 en Itzina y Austegiarmin, municipio de Orozko (Bizkaia), queda en evidencia el peligro que supone pasear por este macizo con solo la ayuda de nuestros ojos si nos salimos de los senderos en un día de tiempo inestable. Herramientas como un GPS nos pueden sacar del problema. El GPS de los teléfonos móviles actuales, junto con aplicaciones gratuitas como Oruxmaps, nos permitirán saber en todo momento donde nos encontramos y decidir hacia dónde caminar.

Los días de tiempo inestable, en los que la niebla llega con la rapidez que lo hace en estos vídeos, es frecuente que pasados varios minutos, la niebla desaparezca de nuevo. En situaciones así es necesario ser pacientes si no estamos seguros sobre lo qué hacer.
Días soleados y cálidos pueden convertirse en húmedos y fríos con motivo de la llegada de un banco de niebla. Con tiempo inestable es necesario llevar ropa de abrigo en la mochila, ya que la temperatura y la sensación térmica puede bajar rápidamente.
Un día le pregunté a Jose Mari Olabarri, que cuidó a su rebaño de ovejas durante los veranos de varias décadas en el interior de Itzina, si con la niebla no llegada a desorientarse. Me confesó que, efectivamente, con la niebla él también se había perdido en varias ocasiones, aunque con el conocimiento exhaustivo que tiene de gran parte de Itzina, siempre acababa llegando a un punto que era capaz de reconocer y desde donde regresar.

1 comentario:

Robín dijo...

Lo que hay que hacer en caso de niebla fuerte es recordar algún accidente geográfico muy marcado y seguirlo. Me pilló una niebla muy densa precisamente en Itxina cuando estaba justo debajo del Lekanda (1309 m), pero en la parte alta, por la cota de altura 900 metros, más o menos. Venía andando desde Murguía en Álava e iba hasta Urigoiti, para bajar en atajo por los prados hasta Ibarra, donde hay algunos autobuses, cada dos horas, para Bilbao. Lo que hice, sin gps ni mapas, fue ceñirme al gran murallón que se extiende desde el Lekanda hasta el Axkorrigan pasando frente al ojo de Atxulaur que no se podía ver siquiera, pero me encontré con dos chicas (por milagro porque la visibilidad era de 7 metros, no más; nos topamos de repente; podíamos haber pasado los unos al lado de los otros; muy cerca; sin siquiera vernos; quizás hubiéramos oído nuestros pasos, el ruido al rodar alguna piedra) que bajaban de él e iban para el párquin de Pagomakurre. Yo era un novato por aquél entonces por el macizo del Gorbea; pero ya había pasado una vez por ahí, en sentido contrario y llegué bien. Ya en Urigoiti, la niebla se había disipado. Si me pilla la niebla arriba del todo de Itxina, hubiera caminado con cuidado por toda la cresta de lapiaces o por algún sendero paralelo a la cresta Lekanda-Axkorrigan; lo más cerca posible del murallón que cae vertical, hasta encontrar el Ojo de Autxulaur y bajar por él. El problema y el riesgo de perderte sin gps, existe sólo si no conoces para nada la zona y tienes poca experiencia montañera; por ejemplo si le tienes miedo a pasar por las zonas de lapiaces; que pasados con cuidado no son tan difíciles de transitar como aparentan en prima instancia; porque sus múltiples irregularidades pueden ser aprovechadas como fáciles agarres y fáciles puntos de apoyo múltiple para pies y manos.