11 de marzo de 2015

Halcón peregrino, nido en cantera abandonada de Bilbao

Hembra de Halcón peregrino (Falco peregrinus) incubando en su nido situado en una cantera abandonada del municipio de Bilbao (Bizkaia). Según lo escrito en el libro "El Halcón Peregrino", editado por la Diputación Foral de Bizkaia bajo la coordinación de Iñigo Zuberogoitia, Jesús Fernando Ruiz Moneo y Juan José Torres en el año 2002, esta pareja y otra que anida en una cantera de Arrigorriaga comienzan la incubación la octava semana, contada desde la primera semana del año en adelante, lo que se correspondería en el año 2015 con la semana del 23 de febrero al 1 de marzo. Tomé estas fotografías y vídeo el 7 de marzo de 2015.
Según el citado libro, el tamaño medio de la puesta es de tres o cuatro huevos. Ponen dos huevos consecutivos cada 48 horas, pero no comienzan la incubación hasta poner el tercer o cuarto huevo, cuando la puesta está casi completa. La hembra se encarga de la mayor parte de la incubación. Como puede apreciarse en esta fotografía, tomada a 460 metros gracias a la técnica del "fotodigiscoping", son de color teja y había al menos 3 huevos.
Mis amigos y amigas Iñaki Castillo, Javier Elorriaga, Iñigo Zuberogoitia, Ainara Azkona, Sonia Hidalgo, Lander Astorkia, Agurtzane Iraeta y Fernando Ruiz publicaron el artículo Importancia de las canteras sobre las aves rupícolas y problemas derivados de su gestión en la revista Ardeola en el año 2008, donde dicen que "la gestión actual de las canteras abandonadas en España, promovida por la legislación vigente, ignora frecuentemente su potencial ecológico, propiciando que las actuaciones emprendidas a fin de mejorar el entorno perjudiquen frecuentemente a las aves rupícolas que las ocupan" y que "los proyectos de restauración paisajística y aprovechamiento de las canteras abandonadas deberían incluir un estudio específico sobre la presencia de aves rupícolas reproductoras que permita compatibilizar su gestión con la conservación de estas aves". De las especies que anidaron en canteras en Bizkaia según ese artículo, están incluidas en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas el Alimoche común (Neophron percnopterus) en la categoría de "vulnerable", Búho rel (Bubo bubo) y Halcón peregrino en "raras", y Cuervo grande (Corvus corax), Buitre leonado (Gyps fulvus), Chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus) y Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) en la categoría "de interés especial". En esta fotografía, hembra incubando en el nido y macho posado cerca.
Según el citado libro, ninguna de las 33-35 parejas nidificantes de Halcón peregrino en Álava se reproduce en canteras, y tampoco lo hace ninguna de las guipuzcoanas, mientras que en Bizkaia las canteras son el 11,8% de los lugares de nidificación. En el citado artículo científico, nos explican que, entre diciembre de 1992 y septiembre de 2006, encontraron 10 parejas que anidaron en canteras inactivas y 2 en canteras activas. Esta cantera abandonada cuenta con un proyecto de restauración que incluye su relleno parcial, pero no se puede ejecutar mientras la pareja de Halcón peregrino se encuentre anidando en ella. En la fotografía, localización de la hembra incubando en el nido y del macho.
Mientras observaba el nido de Halcón peregrino, un Treparriscos (Tichodroma muraria) se alimentaba muy cerca.
Situación del nido de Halcón peregrino y del Treparriscos.
En este vídeo se aprecian los huevos en el nido y cómo llega la hembra y acaba echándose sobre ellos.

4 comentarios:

Sergio dijo...

Aupa pase por alli y te vi con el patrol parado,estuve apunto de saludarte e ir hablar contigo pero no sabia exactamente si eras tu,sigo tu blog desde hace tiempo,saludos.

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Para la próxima vez, Sergio, salúdame.

Juanma.

Sergio dijo...

Gracias Juanma,yo encantado de conocerte.

Anton dijo...

Buenas,
Interesante, ni idea de que anidaban por aquí, a ver si les puedo ir a echar un vistazo un día de estos. Curiosamente, el pasado lunes me sorprendí de ver pasar un peregrino volando justo sobre las torres de Isozaki, en pleno centro de Bilbao.
Un saludo,
Anton