3 de marzo de 2015

Lince ibérico en el abrigo de Axlor

El Lince ibérico (Lynx pardinus) en la actualidad es endémico de sur de la Península Ibérica. La diferenciación de especies del género Lynx, basada únicamente en el análisis morfológico de rasgos esqueléticos, es una tarea difícil y potencialmente puede conducir a errores de identificación. Con el fin de verificar si el Lince ibérico tenía una distribución geográfica más amplia en el pasado, Ricardo Rodríguez-Varela, Antonio Tagliacozzo, Irene Ureña, Nuria García, Evelyne Crégut-Bonnoure, Marcello A. Mannino, Juan Luis Arsuaga y Cristina Valdiosera para el artículo "Ancient DNA evidence of Iberian lynx palaeoendemism", publicado en la revista Quaternary Science Reviews en el año 2015, estudiaron dos secuencias del genoma de los huesos y dientes de linces procedentes de España, Francia e Italia desde el Pleistoceno tardío hasta la actualidad. Así comprobaron que el Lince ibérico estuvo distribuido por el sur de Europa. También encontraron que restos identificados previamente como Lynx lynx y Lynx cf. spelaea mediante análisis morfométrico, resultaron ser finalmente de Lynx pardinus tras su análisis genético. También resultaron ser de Lince ibérico los restos de lince hallados en el abrigo de Axlor, municipio de Dima (Bizkaia), identificados como de Lynx sp. En la fotografía superior el abrigo de Axlor, municipio de Dima (Bizkaia).
De un total de 104 muestras analizadas en dicho estudio, se obtuvieron 20 de 9 sitios diferentes que produjeron la secuencia completa del ADN mitocondrial específica. Entre las 20 muestras completas se encuentra la del abrigo de Axlor. Las 84 muestras restantes fueron descartadas ya que no pudieron producir ADN amplificable para los cuatro fragmentos utilizados en ese estudio. Entre ellas, la muestra de la cueva de Urratxa III, identificada como de Lynx lynx en base a criterios morfométricos y que fue identificado como de Lynx pardinus en base a dos fragmentos de la región de control. Sin embargo, estos resultados fueron replicados sólo una vez en lugar de al menos tres, y no dieron resultados positivos para los fragmentos restantes, por lo que no se incluyeron en el análisis. En la fotografía superior la cueva de Urratxa III, municipio de Orozko (Bizkaia).

1 comentario:

Jon Múgica Urteaga dijo...

Muy interesante, parecía que el estudio reciente de Delibes y Cía. apuntaban a que todos los linces del norte de Iberia eran Lynx lynx y ahora esto lo pone en duda o los linces ibéricos norteños se extinguieron.
Menudo follón.