12 de junio de 2012

Marta, en expansión

La Marta (Martes martes) es un mamífero carnívoro en recuperación y expansión desde que dejara de ser perseguida por su piel en los años setenta del pasado siglo. En los años 80 se encontraba prácticamente restringida a los bosques de las montañas de la divisoria de aguas. Desde entonces se ha expandido y en la actualidad se la encuentra incluso en el fondo de los valles a una altitud de unos 100 metros sobre el nivel del mar, lejos de los hábitats donde quedó refugiada hace treinta años. El 10 de julio de 2010 encontramos un macho atropellado en la carretera N-625, en municipio de Arrankudiaga (Bizkaia), cerca de Laudio y el 10 de mayo de 2012 encontramos otro en la carretera BI-522, también cerca de Laudio, en municipio de Orozko (Bizkaia).
En esta imagen aérea se indica la localización de los dos machos de Marta encontrados atropellados, en una zona altamente humanizada e industrializada de la cuenca media del río Nervión. Las extensas masas forestales son casi exclusivamente parcelas plantadas con Pino de Monterrey (Pinus radiata). Los bosques autóctonos están casi desaparecidos del total de la superficie que cubre esta imagen. Si en su día se pensaba que la competencia interespecífica con la Garduña (Martes foina) podía haber contribuido a su reducida distribución, ahora parece evidente que la persecución que sufrió por su piel fue la causa principal de que sus poblaciones estuvieran relegadas a los bosques más recónditos.

7 comentarios:

mikelgar dijo...

Hola Juanma. Me asalta una duda. Dices que la persecución peletera restringió su población y que podemos suponer que nada tenía que ver con las Garduñas. He de suponer que a éstas no se les daba caza y de ahí su relativa abundancia?
Un afectuoso saludo.

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Por lo que he leído, solo las pieles de Marta y Nutria eran tan apreciadas como para que hubiera alimañeros especializados en su captura. La piel de Garduña creo que no tenía valor o que este era muy escaso. Con la Nutria ha sucedido lo mismo que con la Marta. Desde que cesó su caza y trampeo en los años 70 del pasado siglo, su expansión ha sido continua desde los refugios donde sobrevivió.

mikelgar dijo...

Gracias.

Anónimo dijo...

El domingo 3 de Junio, hacia las 6 de la tarde bajabamos en coche de Pagomakurre a Areatza y vimos una Marta sentada en un tronco al borde mismo de la carretera; nos miró y tranquilamente se escabulló entre las zarzas. Qué preciosidad de cola!

Así que... haberlas haylas.

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Al anónimo:

Aunque se puede participar sin que dejéis vuestro nombre, a mí me gustaría que firmaseis lo que decís. Enhorabuena por esa observación, ¡Qué envidia!

I. Ayesa dijo...

Otra aportación.

El 25 de septiembre de 2011 ví otro ejemplar de marta atropellado en Atxondo concretamente en el apartadero para entrar a la cantera de Orozko.

Saludo.

Juan Manuel Pérez de Ana dijo...

Hola Iñigo Ayesa:
Pues así ya son dos las martas atropelladas prácticamente en el mismo punto en menos de un año. Casi se podría decir que es un punto negro para la especie.